Honda la herida

Publicado por

Este Rey Santo, caracterizado por su rocambolesco versar caerá a porfía en los versos simples y la manida rima pero es que nada conjuga en mejoría con maravilla que la chiquilla que en el reino más brilla y ¡ay qué pena! Reina de San Gil.

No. Negatividad absoluta ante atisbo de locura en este que manuscribe. Acontece que la tristeza inunda el alma, el latir, el pensar y el sentir que a una decena de jornadas, la Cuaresma debería revestir el Reino con sus mejores galas; una Primavera temprana y bullicio tras un traslado; un rezo sentido al clarear la mañana y túnicas primeras colgadas de las cortinas de casa de tu madre, porque nadie plancha y cose esos benditos hábitos como ellas.

A este ritmo, el beso de Judas o la guantá con mano en plena apertura de Malco permanecerán en un pesebre entre pañales y paja porque el sevillano necesita Cuaresma de la de la veracidad plena, de la de ensayos nocturnos, de la de fundir palios, de la de reuniones y pescaito, de la de vía crucis, de la de saborear el perfume del azahar sin mascarillas, de la de un montaito con gafas de sol sin que las manos sepan a demonios por tanto gel hidroalcohólico. Porque Sevilla necesita incienso en sus calles, niños con borlones en sus calcetines y alguna chorrera puntual. Porque Sevilla sufre y siente en unos pies descalzos, en un hombro cargado con la cruz de nuestras promesas. Porque La Giralda quiere ver llegar a sus hijos en hileras a través de la Avenida, porque necesita sonidos de marchas que suenan a cielo mismo.

Habría tantos porqués…

Sevilla no se prepara para lo que ha de venir porque está adormecida por un maldito bicho que nos tiene tenues, grises muy perlados, con la mecha a punto de apagarse aunque aguanta el tirón de una nueva chicotá que se está haciendo interminable y por la Cuesta del Bacalao arriba.

El reino se prepara para una Resurrección diferente, de corazón, de rezo profundo en silencio, en casa cuando necesita promulgar a la terna de vientos que es Mariana y se desborda en lágrimas tras el paso de un palio con Amarguras, con Estrella Sublime, con Ione,…

El reino se prepara para un nuevo año que descontar en los almanaques de esos abuelos que otro año pasarán sin ver a sus nietos mantener la tradición de su barrio, como a él le enseñó su padre.

El reino se prepara para algo que todo y a la vez es nada porque todo lo fundamental en lo profundo sobrevivirá sempiternamente, pero qué dureza la del momento, ¡Qué honda la herida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s