Amanece en el Reino

Publicado por

Corretean fechas hechas y deshechas por el hombre -o mejor dicho, sufridas por él- donde la celeridad y la aceleración habitan en puntos de extrema altura en las coordenadas temporales de nuestros ritmos.

Respirar profundo, detenerse un instante, una fracción de ese tiempo que se escabulle a paso mudá en días de calor intenso y nulo porcentaje de riesgo climático, y biengastarlo en la contemplación, en el placer por el placer, en la admiración de un momento único que se repite con tal periodicidad que pierde ese encanto intrínseco que solo lo instantáneo posee.

¿A que se referirá este Rey Santo con tanta parafernalia? Lo retorcido de mi versar juega a porfía con la simpleza de lo establecido: postal, un amanecer, Sevilla, La Giralda y su Giraldillo.

Amanecemos cada veinticuatro horas con todos sus minutos y todos sus segundos y maldecimos el momento sin agradecer a Dios n por tal dicha. Y para dicha, la del dichoso que tiene y sostiene la ocurrencia de admirar esos minutos en los que el Sol le echa un pulso al mismísimo reino tratando de robarle protagonismo. Celoso e ingenuo Astro Rey que aún lo intenta en vez de unirse y mantenerse al momento e inundar las retinas de afortunados que como este Rey Santo, un día cualquiera, se dedican a contemplar, lo bello de un amanecer en Sevilla.

Sean felices.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s