Sevilla despide con honores a su cardenal Carlos Amigo Vallejo

Publicado por

La Iglesia en Sevilla ha despedido con lágrimas y oraciones, a su cardenal arzobispo emérito, Carlos Amigo Vallejo. La misa exequial tuvo lugar el pasado sábado 30 de abril, en el altar del jubileo de la catedral hispalense, cargada de un profundo simbolismo y de esperanza cristiana.

A las 10.30 horas los restos mortales de Amigo Vallejo fueron trasladados a la seo a hombros de los seminaristas, acólitos, diáconos y sacerdotes concelebrantes, en un emotivo recorrido por la plaza Virgen de los Reyes, Cardenal Carlos Amigo, Alemanes, avenida de la Constitución hasta entrar en la Catedral por la puerta de la Asunción reservada a acontecimientos muy solemnes de la Archidiócesis.

Llegados al altar, el féretro se colocó en el centro del presbiterio, de espaldas al altar y de cara al pueblo. Junto al cirio pascual encendido, rodeado de cuatro candelabros.

Después de la monición, el arzobispo de Sevilla, monseñor José Ángel Saiz, hizo una oración junto al cirio pascual encendido y colocó la casulla y la mitra sobre el féretro, a un lado, el báculo y el evangeliario, “para que, como consagró su vida a anunciar el Evangelio de Cristo, goce ahora contemplando, cara a cara, aquella misma verdad que, ya cuando vivía en la luz limitada de este mundo, vislumbró en la palabra de Dios y predicó a sus hermanos”.

Entrega sin límites

La eucaristía, presidida por José Ángel Saiz, fue concelebrada por Juan José Asenjo, arzobispo emérito, el nuncio apostólico, Bernardo Aúza, cardenales y obispos de España, junto una amplia representación de sacerdotes del clero diocesano.

El hermano Pablo

Particularmente emotiva fue la intervención del hermano Pablo Noguera, secretario fiel del cardenal durante varias décadas, que expuso el carisma de don Carlos, su cariño a Sevilla, su dedicación por entero al pueblo que se le encomendó, su disponibilidad y, por encima de todo, la alegría que siempre quiso contagiar allá donde fue. Una intervención que fue coronada por una larga ovación de la asamblea que, de esta manera, rendía su último homenaje al cardenal de Sevilla. Posteriormente se entonó el ‘cántico del Hermano Sol‘. El nuncio apostólico dio lectura al telegrama enviado por el papa Francisco al arzobispo de Sevilla, y el secretario general de la Archidiócesis, Isacio Siguero, hizo lo propio con el remitido por los Reyes de España.

El cardenal Amigo deja huérfanas a varias generaciones de sevillanos que han reconocido a este franciscano de Medina de Rioseco como pastor y referente en la fe. Se ha ido a la Casa del Padre su arzobispo , el arzobispo de sus padres, el prelado que gobernó con criterio y habilidad, una diócesis de casi dos millones de habitantes abierta a los mismos aires de cambio de moldearon una nueva sociedad.

El ritual de exequias finalizó con la inhumación de los restos del cardenal Amigo en la capilla de San Pablo de la catedral, que se encuentra entre la capilla Real y la puerta de Campanillas, dedicada a San Pablo.

Vídeo

Vídeo: Carlos Iglesia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s