El nuevo misterio que procesionará en Sevilla

Publicado por

La Asociación de la Abnegación de San Bernardo ha presentado las figuras secundarias para su paso de misterio. Se tratan de seis imágenes realizadas por el imaginero Ramón Martín, cuyo diseño primitivo fue de Rafael Madroñal.

Serán estrenadas, junto con las nuevas andas, en su salida procesional del próximo sábado 2 de abril, que estará acompañada musicalmente por la Agrupación Musical Virgen de los Reyes.

Las nuevas figuras secundarias para el paso de misterio de la Abnegación

La escena central en el paso de misterio se articula entre el condenado y el condenador, de ahí que Cristo ocupe el centro de la delantera del mismo, y Pilatos ocupe el final.

El Señor, en actitud humilde, acoge lo que Él ya sabía que iba a ocurrir, y simplemente se entrega a los verdugos, simbolizado en este soldado romano que abre camino y le marca el recorrido a Cristo llevándolo incluso atado, esperando que el sayón ultime los preparativos de la cruz y se la entregue. Este romano, se presenta con casco de uso común, tipo imperial, sin capa, para remarcar su condición de soldado raso, a la vez que nos sirve estéticamente para no quitarle el protagonismo al Señor con ropajes que pudieran despistar nuestra atención y no poder contemplar en su belleza al Señor, su mirada, y sus manos atadas.

Lo central es la aceptación voluntaria, o abnegación, de Cristo en favor de cada uno de nosotros. Él ha aceptado ser la moneda de cambio de nuestros pecados.

La imagen del sayón, entra en escena en el conjunto formado por el soldado y el Señor, ya que con la mirada está buscando a Cristo, que es el que va a ser el receptor de la cruz que acaba de preparar.

El centurión romano se presenta con casco en forma de abanico, como símbolo de su rango militar, y con la espada, conocida como gladius, ceñida en la cintura. Tiene la mirada puesta en su procurador Poncio Pilato como queriendo confirmar la orden recibida en sus manos.

El misterio culmina con la pareja formada por Poncio Pilato y su mujer Claudia Prócula. Claudia se presenta con las manos entrelazadas a la altura del pecho, con el cuerpo inclinado, en actitud de pedir clemencia, manifestando con su mirada tristeza y desaprobación.  Se presenta vestida como una mujer cortesana de la época, destacando por su belleza y riqueza en los ropajes.

La escena se cierra con la imagen de Poncio Pilatos, que sobre el último escalón del Palacio quiere salir ya de la escena, volver a la tranquilidad de sus estancias, como si de él no hubiera dependido, y queriendo no saber nada más del asunto. Acaba de entregar la sentencia condenatoria al centurión, y se marcha para lavarse las manos y quitarse la culpa de ese macabro asunto. Se presenta ataviado por una toga, vestimenta propia de los hombres aristócratas de Roma.

Completa la escena el sanedrita, con vestimenta rica en bordados que contempla la escena.

Fotogalería

Fotogalería: Abnegación de San Bernardo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s