Un hombre bueno

Publicado por

Cautivado por la familia, por su familias, este Rey Santo se abstrae en eventualidades temporales y permite que su cerebelo viaje y marche de un lime a otro de la ciudad, incluso sobrepasando los limes radiales que circunscriben amuralladas paredes romanas y sintiendo los sones que acompañaban en la procesión al Niño Justa de Praga, una nubosidad transportó mi mirada a la tuya a través de un niño; del Santo Ángel a la Basílica donde Rendimos nuestras plantas a tu virgencita y donde le enseñas el camino a un buen niño, que sin ser milagroso, también está en los Altares.

En este dominical, de tinte rancio y tradicional, rescató la figura de un buen hombre, un sacerdote fundador; un misionero de la felicidad; Embajador de la bondad y por supuesto eslabón de los infantes con la fe en María.

En este dominical celebramos con fracciones horarias de antelación, esa trigésimo primera y última fecha de enero, donde la familia salesiana celebra con gozo las efemérides de su patrón, de ese hombre bueno llamado con respeto y cariño por Don Bosco, San Juan Bosco.

Múltiples Rezos y Plegarias se entonarán por él en los distintos hogares de la congregación. Este Rey Santo se despide con este:

Te encomendamos, San Juan Bosco, todos los trabajos que llevamos entre manos,nuestra tarea educativa y formativa con los jóvenes,nuestros proyectos de animación pastoral, de creación de materiales, de profundización de la fe…

Concedenos la sabiduría del corazónpara que todo lo sepamos poner al servicio de los jóvenes,de su crecimiento y de su proceso de humanización.Danos la serenidad necesaria para reflexionarhacia dónde debemos orientar nuestras acciones,el coraje para ser creativos e imaginativosy la templanza por no desanimarnos ante las dificultades.

Que tu ejemplo de amor, de acompañamiento y de compromisocon ellos nos aliente a entregarnos todos los días con ilusión en el trabajo y a descubrir que todos los días son una nueva oportunidad para contribuir a la construcción del reino de Dios.

Amén.

Un comentario

  1. Es lo más bonito que se puede decir de una persona después de atravesar contra viento y marea las piedras que encontramos en el camino que nos ha tocado andar. Don Bosco busco la gloria en la miseria, las virtud en el pecado y el cobijo en la persuasión. Son fue consiguiendo de la jerarquía eclesiástica de la época, los escasos recursos con los que comenzó—lo que llamamos enseñanza profesional, o parecido—, sanando de la calle NIÑOS que eran carne de cañón.
    Recopio tu frase —fue un hombre bueno—.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s