Quien pudiera

Publicado por

Quién pudiera olvidar un amor, como se olvida un sueño…

Así versan romanceros y cantautores autóctonos del reino acerca de ese amor o inclusive, de ese desamor que es el verdadero motivarte del dolor y de la totalidad de males que puedan acompañar como colimitantes, colimítrofes y colaterales.

Ay! Quién pudiera! Quien quisiera…!

Los sueños son solo sueños…

Así concluyen los versos acerca de ese amor, de este procedimiento iniciado e inacabado de olvido donde el pensar y el pesar se hacen unicidad, se retrofagocitan y se hacen molino.

A la jornada actual, a la presente, agarro mi pluma, me alejo del piropo sentido pero simple, y del mundanal cofrade, tan manido como las pléyade de oportunistas burlones que acaparan espacios virtuales, tiempos perdidos lanzando vocablos encadenados perversos hacia un cartel donde debe primar la ilusión, para medirse en manuscrito alto y claro acerca del amor, del desamor, de ti, de él, de ella, de ambos y de ninguno de los que sois y no sois a la par.

Poseo la dicha de no estar capacitado para olvidar mi amor por mi reino. No temas, Sevilla. Lo nuestro es eterno.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s