Las mejores imágenes de las veneraciones del cuarto fin de semana de octubre

Publicado por

Este pasado fin de semana, varias corporaciones celebraron sus veneraciones en honor a sus titulares marianas. Se tratan de la Virgen de la Alegría, la Virgen de las Lágrimas de la Exaltación, la Virgen del Rosario de San Pablo y la Virgen de la Sierra.

Las veneraciones del pasado fin de semana

La Virgen de la Alegría celebró su veneración en este último fin de octubre, tras la suspensión de su besamanos el pasado Domingo de Resurrección.

Estuvo puesta en su capilla de la parroquia de San Bartolomé, con manto bordado con soporte de terciopelo burdeos y saya color mostaza a juego con la túnica del niño blanca que porta en sus brazos, además de su corona dorada y ráfaga. Varios hacheros de cera blanca y jarras con flores de distintas especies, además de un busto de San Manuel González completaron el montaje por la priostía de la corporación.

Por otra parte, la Virgen de las Lágrimas de la Exaltación celebró su veneración en su capilla de la iglesia de Santa Catalina, dejando una estampa para el recuerdo.

La dolorosa lució un manto de camarín bordado negro y estrenó su nueva saya blanca bordada, réplica de la que ya posee de Hijos del Olmo de 1919 y que no pudo ser estrenada la pasada Semana Santa. Además portó la restauración del puñal llevada a cabo por joyería Josman. Tras la dolorosa y en su altar, el Cristo de la Exaltación junto a Santa María Magdalena y San Juan Evangelista y varias tandas de candelería de cera blanca.

El exorno floral se compone de birch con pan de oro, hojas de roble doradas, tulipanes blancos, rosa spray blanca, rosa solsy blanca, aralias y esparraguera. Por su parte las flores del Cristo de la Exaltación son iris y amapolas moradas.

En el caso de San Pablo estuvo expuesta la Virgen del Rosario, que se encontraba en el presbiterio del altar mayor. Lucía manto bordado en terciopelo burdeos, saya blanca y fajín rojo. A los lados se podía contemplar sus candelabros de cola y tras la imagen y bajo dosel, el sillón de la realeza de María flanqueado por ángeles turiferarios.

El exorno estuvo estuvo conformado por flores de distintas especies y tonalidades.

Como culto alternativo a su salida procesional, la Virgen de la Sierra estuvo expuesta en veneración en la tarde del domingo en la parroquia de San Roque. Lució manto bordado azul marino y saya celeste, a juego con la túnica del niño que porta.

Además se pudo ver sus dos candelabros, candeleros de cera blanca y flores de tonalidad blanca para la ocasión, destacado el antirrhinum.

Fotografías: Carlos Iglesia y Ángela Vilches.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s