La Banda del Sol realizará su primera actuación tras la pandemia con las ‘Lágrimas de San Pedro’

Publicado por

En este 2020 se cumple el 34.º aniversario desde que comenzaron a sonar las clásicas ‘Lágrimas de San Pedro’ desde la Giralda. El primer año que se interpretó fue en 1986, gracias a la recuperación de Rogelio Gómez y Antonio Burgos, con la ayuda del canónigo Federico María Pérez Estudillo, aunque sus orígenes se remontan al siglo XV.

Además, en esta ocasión tiene un significado aún más especial por parte de la formación musical, ya que será su primera actuación, tras decretarse la crisis sanitaria a causa de la pandemia del coronavirus.

Las Lágrimas de San Pedro

Este lunes 29 de junio se interpretará el primer toque a las 00.00 horas desde lo alto de la Giralda, el segundo se realizará a las 09.30 horas y el último a las 12.00 horas poniendo fin así estos sones por parte del cuerpo de clarines y alabarderos de la Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora del Sol.

Esta melodía es repetida tres veces por cada cara, en conmemoración de las tres negaciones de San Pedro, comenzando en dirección hacia el Real Alcázar, después hacia el Aljarafe sevillano, plaza de San Francisco y la plaza Virgen de los Reyes, hasta su finalización.

La última de ellas, a las 11.15 horas desde la puerta de Campanillas, el Cuerpo de Clarines y Alabarderos realizan un bando alrededor por la catedral. Poco después, la comitiva accede a su interior y en señal de respeto, los integrantes retiran sus casos de sus sienes y comienzan a caminar lentamente hasta la capilla Real. Allí, rinden honores a la patrona de Sevilla y la archidiócesis, la Virgen de los Reyes.

Historia y curiosidades

El nombre se toma de las lágrimas derramadas por el apóstol San Pedro, primer papa de la Iglesia, en el atrio de la casa de Caifás, en Jerusalén, cuando negó tres veces a Jesús.

Estos lamentos se convierten en toques de clarines, remontándose los mismos al siglo XV cuando al volver el infante Don Fernando de la conquista de Antequera, se hicieron grandes regocijos, repiques de campanas y luminarias como en la noche de San Pedro en el momento en el que regresó a la ciudad.

En 1551, el canónigo Rivera, destina sus bienes para financiar esta tradición. En las memorias de fuego del abedor de la iglesia mayor de Juan de Eguirola se hace referencia al pago de fuegos artificiales, por encargo del mayordomo del cabildo catedral, por parte de Pedro de Villalobos y Francisco Alemán.

En 1629, el cabildo dispone que sólo se permitan fuegos en la noche de San Pedro. Entre 1647 y 1648  es Diego Alemán el responsable de esta celebración. Se interrumpe esta tradición entre los años 1839 a 1865 reanudándose a partir de entonces y sin interrupción hasta 1961. En 1983, se solicita hasta que en 1986 vuelve a interpretarse esta tradición por parte de la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora del Sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s