Valme de Bellavista, la última hermandad inactiva de Sevilla

Sevilla cuenta en la actualidad con más de cien hermandades, de las cuales setenta presentan carácter penitencial. En todas ellas se promueven los cultos a sus titulares, se realizan tareas de formación entre sus hermanos, fieles y devotos y se trabajan en diferentes proyectos caritativos durante los 365 días del año.

Por desgracia, a lo largo de la historia muchas de ellas entraron en períodos de decadencia por motivos económicos, históricos, o simplemente por problemas internos, llevándolas a un período de inactivación y en la mayoría de los casos a su extinción. Cabe recordar que una hermandad se considera totalmente extinta debe de pasar cien años desde la celebración de los últimos cultos.

La última de ellas en cesar por completo su actividad fue la Hermandad de Valme, tras su suspensión en el año 2006. Sus titulares se encuentran ya en la parroquia del Sagrado Corazón de Bellavista tras su reapertura en noviembre de 2014.

Valme, la primera hermandad de Bellavista y su conversión a hermandad de penitencia

Esta corporación, de carácter letífico y sacramental en sus inicios, se funda en el año 1955 en la parroquia del Sagrado Corazón. Aquel año se realizó la Virgen de Valme, obra de José Gironés, réplica de la que se venera en la vecina localidad Dos Hermanas. Cada mes de septiembre realizaba su salida procesional por las calles de su feligresía.

No sería hasta 1999 cuando se propone en cabildo extraordinario la conversión de ésta en hermandad de penitencia. Se inician los trámites y la autoridad eclesiástica lo aprueba en el año 2000. En esas primeras semanas de aquel año, sus hermanos decidieron cuál será advocación de sus dos nuevos titulares, eligiéndose finalmente a Nuestro Padre Jesús de la Misericordia y Nuestra Señora de la Salud. La dolorosa finalmente nunca se llegó a ejecutar.

Los años de la junta gestora

Los trabajos de la talla del Señor de la Misericordia fueron encargados al imaginero Manuel Carmona. Aquel año, una crisis interna en el seno de la corporación derivó al nombramiento de una junta gestora paralizando todos los proyectos.

Tras la finalización de esta junta, no sería hasta 2005 cuando se hace la imagen del nazareno, en este caso por Antonio Dubé de Luque.

Las dos únicas estaciones de penitencia

Solo en un par de ocasiones la corporación realizó estación de penitencia, siendo el día elegido el Sábado de Pasión. En el año 2005 fue la primera de ellas, desde la parroquia del Sagrado Corazón, con el paso cedido para la ocasión de San Antonio de Padua de los Dolores de Torreblanca. Estuvo acompañado musicalmente por la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas de Dos Hermanas.

El lamentable estado de su sede canónica obligó al traslado de sus titulares a la vecina parroquia del Dulce Nombre, donde realizarían en 2006 su última estación de penitencia hasta la fecha. En ese año se estrenó el hábito nazareno, formado por túnica blanca de capa, cíngulo y antifaz burdeos.

Agresiones, denuncias y la suspensión definitiva

Tras varios problemas internos de la corporación, en el año 2007 se produjo una disputa entre el sacerdote de la parroquia del Dulce Nombre en aquel momento, Julián Novoa y el expresidente de la junta rectora Santiago Nieto, que conllevó a una supuesta agresión física y verbal de éste hacia el párroco. En declaraciones a Diario de Sevilla, el presunto agresor destacó que “todo está en manos de mi abogado. Yo no puedo decir nada más. Hay presentada una denuncia conta Julián Novoa por acoso sexual. La verdad es que estoy muy afectado. Estoy en tratamiento psicológico”.

El Consejo de Hermandades de aquel año, junto a su delegado de vísperas, Fermín Vázquez declaró que lo más sensato sería que no realizara estación de penitencia en aquel año. Desde entonces, la corporación no ha mostrado signos de actividad alguna.

La reapertura de la Parroquia del Sagrado Corazón

Tras ocho años cerrada al culto, la parroquia del Sagrado Corazón volvió a abrir en noviembre del año 2014, en una misa presidida por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo.

Estos trabajos tuvieron un coste de 300.000 euros donde casi un 85% fue sufragado por la propia archidiócesis. Los titulares de la Hermandad de Valme fueron trasladados de nuevo a su templo, de la cual reciben el cariño de sus fieles y devotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s