Aguas para la historia

Publicado por

Sequía la que tenemos ante nuestros ojos.

Sequía que nos invade. Sequía la que convive entre nosotros, con nosotros, en nosotros.

Sequía como carestía, como ausencia de, como protocolo sin Liturgia.

Sequía en la sociedad, sequía de valores morales, sequía de modales. Sequía de verdad.

Sequía que nos asola, sequía que nos aprisiona, sequía… ¡Cuánta sequía!

Y abre tal carestía, Tú…

Aguas para renovar, Aguas para inundar, Aguas para impregnar, Aguas para vencer a tal y cual…

Aguas para que revierta es verdad, Aguas como fuente de la que emana la Fe, Aguas Para rezar, contemplar, suspirar y volver a aferrarse a ti en tu caudal inmenso, en tu remanso, en tu caminar.

Dos centurias y media más. Dos cientos cincuenta anualidades en las que estás, y estás convirtiendo lo extraordinario en eso que dicen lo más normal.

Aguas para llorar porque muchos ya no están acá, aquende que me gusta exaltar.

Aguas, Dos manos, unidas, orantes, oteando a tu Hijo que se va.

Sábado de pretéritas miradas, de añejos recordatorios.

Plaza del Museo a rebosar, como el vaso ante esa última gota que sufrimos al contemplar.

Ayer todo iba en un tiempo diferente, en tic no seguía al tac. Parecía Lunes Santo, pero Lunes de esos de antaño.

Unamos nuestras manos, ¿cabe mejor Modelo para ejemplarizar?

Aguas, Plaza del Museo, y un palio que se va…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s