La crónica audiovisual del primer fin de semana de abril

Publicado por

En la antesala de la Semana Santa más de una veintena de veneraciones tuvieron lugar el pasado fin de semana, además de varios externos y una salida procesional, la de la Virgen de la Caridad del barrio de Santa Aurelia.

Los viacrucis y procesiones del primer fin de semana de abril

El primer viacrucis de la jornada fue el del Cristo del Buen Fin. En unas andas fue portado por sus hermanos y también por músicos de la Banda de Cornetas y Tambores de la Centuria por la feligresía.

La Exaltación hizo el viacrucis externo de su crucificado. Salió por la puerta que da a la calle Capataz Manuel Santiago, recorriendo las calles de la feligresía. La imagen fue portada por sus hermanos para la ocasión.

El barrio del Plantinar acogió el viacrucis del Cristo Varón de Dolores de la Hermandad del Sol. Fue llevado en andas por sus hermanos en el entorno de la parroquia de San Diego de Alcalá, antes de la subida a su paso.

El Señor de la Victoria de la Hermandad de la Paz fue otra de las imágenes que salieron en viacrucis el pasado viernes. La imagen lució su túnica bordada, al igual que lo hará el próximo Domingo de Ramos.

En Santa Genoveva, el Señor Cautivo estuvo sin potencias y en andas recorrió las calles del Tiro de Línea para el rezo de las catorce estaciones. Estuvo acompañado por todos sus vecinos en la noche de este viernes.

También estuvo en viacrucis los crucificados de Paz y Misericordia, Alegría y Candelaria Madre de Dios, además del Señor de los Afligidos de las Maravillas.

Ya el sábado tuvo lugar el viacrucis del Cristo del Mayor Dolor de la Hermandad del Dulce Nombre. Después de su visita a la basílica del Gran Poder, fue por el barrio de San Lorenzo y San Vicente antes de la entrada a su templo.

En el barrio de Santa Aurelia tuvo lugar la salida procesional de la Virgen de la Caridad desde la parroquia de San Lucas. Estuvo acompañada musicalmente por la Banda de Música del Maestro Tejera con marchas como ‘Coronación de la Macarena’ o ‘Valle de Sevilla’, entre otras.

El Señor Atado a la Columna de las Cigarreras también realizó su viacrucis por el barrio de los Remedios.  La imagen, portada en andas, visitó al colegio de Santa Ana y la propia parroquia de los Remedios.

En torno a las 21.00 horas, fue el turno del Cristo de Burgos, donde la imagen fue portada a hombros, recorriendo la plaza que lleva su nombre,

Para finalizar este sábado, también hizo su viacrucis el Cristo de los Desamparados del Santo Ángel. Fue su primer culto externo tras erigirse como nueva asociación de fieles. Recorrió en sus andas la confluencia del Salvador y la Plaza Nueva para el rezo de las catorce estaciones.

En la tarde del Domingo de Pasión tuvo lugar el viacrucis de Jesús Despojado. En sus andas transitó por la confluencia de su capilla, acompañado de muchos fieles y devotos.

Las veneraciones del primer fin de semana de abril

Antes de su subida al paso, el Señor de la Sentencia estuvo en el presbiterio del altar mayor llevando la túnica regionalista de Juan Manuel Rodríguez Ojeda.

La Hermandad del Amor acogió el del Señor de la Sagrada Entrada en Jerusalén. La imagen, con su mantolín azul túnica roja estuvo a lomos de su borriquillo, acompañado de los apóstoles. Varios hacheros de cera blanca y flores de color rosáceos se pusieron en este culto. El pasado viernes recibió además la visita de distintos colegios.

A los pies del altar mayor de la parroquia de la Inmaculada Concepción, en el barrio de Nervión, fue puesto el Cristo de la Sed, con un monte de flores de tonalidad morada y varios hacheros de cera blanca.

El Señor de la Redención también fue expuesto en veneración el Domingo de Pasión.. Llevó su túnica morada y mantolín bordado bordada en esta ocasión, con un altar que estuvo presidido por la Virgen del Rocío tras la imagen.

En Omnium Sanctorum, la Virgen del Carmen estuvo expuesta en veneración. La dolorosa estuvo bajo un dosel y fue ataviada con manto blanco y saya blanca para recibir a sus devotos, dejando una estampa para el recuerdo.

Se adelantó una semana la veneración del Señor de la Salud de los Gitanos. Llevó túnica bordada y tras la imagen un dosel. A los pies un monte de lirios morados y completó el conjunto hacherios de cera blanca.

Una de las veneraciones más esperadas es el del Señor del Silencio ante el Desprecio de Herodes. Túnica persa para la imagen, y tras la imagen un dosel con dos candelabros de cera blanca en una estampa que dispone la corporación de San Juan de la Palma en el fin de semana del Domingo de Pasión.

Desde Triana, la Virgen del Patrocinio de la Hermandad del Cachorro estuvo expuesta en veneración en el presbiterio del altar mayor que preside el Cristo de la Expiración. Llevó su manto de salida, además de la saya azul a juego para la dolorosa realizada por Luis Álvarez Duarte, que recibió la visita de numerosos fieles y devotos.

En el Museo se contempló. a modo de ‘Stabat Mater’, la Virgen de las Aguas que fue vestida con su clásico tocado y diadema además de un manto bordado de terciopelo azul y saya de terciopelo blanca Tras la dolorosa el Cristo de la Expiración, conformando la menciona escena.

Varias corporaciones celebraron veneraciones conjuntas en este fin de semana. Una de ellas fue el Buen Fin, donde la Virgen de la Palma estuvo en el trascoro del templo, con manto bordado verde y saya a juego. Tras la imagen el crucificado de la corporación, bajo dosel y con una piedra y una calavera a sus pies. Dos jarras de flores completan el conjunto.

Distinta disposición al del Buen Fin se pudo ver en la veneración conjunta del Cristo de la Conversión y  la Virgen de Montserrat. La dolorosa lució un manto bordado en terciopelo burdeos y saya de terciopelo azul. Delante de la imagen, el crucificado de Juan de Mesa en posición postrada.

En el Santo Entierro la Virgen de Villaviciosa y el Cristo Yacente estuvieron en veneración conjunta respectivamente bajo la penumbra de la iglesia de San Gregorio. La dolorosa, con manto burdeos y nimbo estuvo bajo un dosel con San Juan Evangelista, Las tres Marías, Nicodemo y San José de Arimatea acompañaron al Cristo Yacente.

En Rochelambert, el Cristo de la Paz recibió la veneración de sus fieles a los pies del altar. La imagen se dispuso de manera postrada y con flores de tonalidad morada en uno de los extremos de la cruz. También estuvo en veneración el Señor Cautivo en su Soledad del Juncal.

El Cristo de las Almas de los Javieres estuvo en veneración a los pies del altar mayor, con algunos candelabros de cera color blanca.

En la iglesia de los Terceros, el Señor de la Sagrada Cena presidió su veneración. Sobre una peana, lució y bajo dosel túnica de burdeos de terciopelo y mantolín azul con lirios morados a sus pies y en las jarras.

El Cristo de la Lanzada y la Virgen del Buen Fin también fueron expuestos en veneración conjunta. El crucificado estuvo bajo un dosel en el prebisterio del altar mayor, mientras que la dolorosa llevó manto de terciopelo burdeos y saya bordada azul.

En la parroquia de San Marcos estuvo expuesto el Cristo del Perdón, donde el pasado mes de octubre ya reside en este templo.

Bajo un dosel, el Señor de las Penas se disponía con túnica de terciopelo burdeos bordada y cruz de carey. Hacheros con cera de color morada y claveles rojos completaron el conjunto por la propia priostía.

En la veneración de la Virgen de la Aurora de la Resurrección fue vestida con manto morado y saya blanca para la ocasión. Se situó a los pies del altar, compuesto por el simpecado y varias tandas de candelería de cera blanca, además de flores de la misma tonalidad.

Estampa de tiempos pretéritos en el exconvento de la Paz para el besamanos de la Virgen de la Piedad de la Hermandad de la Sagrada Mortaja. La dolorosa, que sostenía al Cristo Descendido de la Cruz, lució manto burdeos y saya blanca y diadema plateada, a los pies de la cruz.

Otro de los crucificados que estuvo enveneración fue el del Cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes. Con un fondo de tela de damasco burdeos, hacheros de cera color tiniebla y jarras con lirios morados estuvo el crucificado de Juan de Mesa para recibir a sus fieles.

El el Cristo de Burgos fue expuesto en veneración. Fue situado en una de las capillas de la parte trasera de la parroquia de San Pedro, en un sencillo montaje compuesto por cuatro hacheros de cera de color tiniebla y lirios morados.

Santa Marta acogió la veneración al Cristo de la Caridad en el prebisterio de la parroquia de San Andrés.  Candelabros y hacheros de color verde, además de jarras con flores de lirios morados completaron el conuunto.

Vídeos y fotografías: Carlos Iglesia, Ángela Vilches, Salva Quevedo, Rodo Janeiro y Benito Álvarez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s