La crónica audiovisual del tercer fin de semana de marzo

Publicado por

Este pasado fin de semana tuvieron lugar numerosos viacrucis y veneraciones en la capital hispalense. Además destaca el traslado de la Virgen de la Esperanza de Triana a Santa Ana para la celebración de sus cultos.

Los viacrucis y traslados del tercer fin de semana de marzo
Este viernes tuvo lugar el traslado de la Esperanza de Triana a la real parroquia de Santa Ana para la celebración de su septenario que comenzó el pasado domingo. La imagen fue portada en andas y lució manto de terciopelo morado del anagrama de María y saya blanca, ambas piezas bordadas. Estuvo acompañada en todo momento por sus hermanos y fieles.

Minutos después de la entrada a Santa Ana de la dolorosa de la calle Pureza, el Cristo de Pasión y Muerte realizaba el rezo de las catorce estaciones por su feligresía. Un escueto cortejo antecedía a la imagen que fue portada a hombros por sus hermanos.

El Cristo de las Aguas hizo su viacrucis por las calles de su feligresía, llevado en andas por sus hermanos. Recorrió las calles del Arenal, donde incluso visitó a la Hermandad del Baratillo en su capilla.

También este viernes tuvieron lugar los viacrucis del Señor Cautivo ante Pilato de los Dolores de Torreblanca y el del Señor de la Salud y Clemencia de Padre Pío.

Ya el sábado día 23, dos viacrucis recorrieron las calles de la ciudad. El primero de ellos fue el del Señor del Amor en su Divina Misericordia de la Agrupación Parroquial del Rosario de San Jerónimo. El otro el del Señor de la Esperanza en el Puente Cedrón de la Hermandad de la Milagrosa por Ciudad Jardín, luciendo túnica de sarga blanca.

Las veneraciones del tercer fin de semana de marzo

La Hermandad de la Estrella acogió la veneración del Señor de las Penas.

Dispuesto a los pies de la dolorosa en su altar y con varias tandas de candelería, la imagen se presentaba corona de espinas y potencias y una soga, sobre la peana de plata. Escoltado por dos ángeles turiferarios con dos faroles, se completa con un exorno floral a base de lirios morados.

En San Ildefonso, el Señor Cautivo de Medinaceli se disponía en veneración bajo un dosel de cultos. Además de su escapulario con la cruz trinitaria, llevaba túnica bordada en terciopelo morado. Muchos fieles acompañaron a la imagen, donde no pudo faltar su tradicional ofrenda con velas moradas.

Padre Pío acogió la veneración del Señor de la Salud y Clemencia. La imagen se encontraba con túnica roja de terciopelo y las manos entrelazadas a los pies de la Virgen de la Divina Gracia, vestida de hebrea.

El Plantinar fue otro de los escenarios donde tuvo lugar una veneración, en concreto el del Cristo Varón de Dolores, escoltado por dos candelabros de guardabrisas. La capilla estaba presidida por la Virgen del Sol, en un sencillo montaje, compuesto dos jarras y centro de flores a base de flores de tonalidad roja.

Otra de las veneraciones de este fin de semana fue el del Señor Cautivo y Rescatado de la Hermandad de San Pablo. Se situaba la imagen con túnica morada y escapulario trinitario para esta ocasión. Centros y jarras de flores de diversas especies y candeleros de cera blanca completan el conjunto, además del altar presidido por la Virgen del Rosario vestida de hebrea, junto con San Juan Evangelista.

En el barrio de Parque Alcosa se pudo ver para la veneración del Señor del Divino Perdón . Con la cruz a cuestas y túnica de terciopelo morada se encontraba la imagen con la mano tendida, y a los lados, jarras de flores distintas especies. Tras la talla, y en un altar efímero, la Virgen de la Purísima Concepción vestida de hebrea y con varias tandas de candeleros de cera blanca.

Llegado al sábado, el Señor de la Caridad de la Hermandad de San José Obrero estuvo expuesto en veneración. El nazareno lucía una túnica morada y potencias. Tras la imagen, se colocaron dos pequeñas tallas y varios candeleros a modo de altar.

El Señor de la Paz de la Hermandad del Carmen en veneración en el presbiterioel altar mayor. Sobre unas andas llevaba su túnica de tisú de plata con clavel rojo. Tras la imagen, im altar con su disel y candeleros de cera blanca y otras piezas de orfebrería.

la Virgen de los Dolores de la Hermandad de los Servitas estuvo en veneración en la jornada de este domingo, haciéndolo en en su propia capilla. La dolorosa se encontraba dispuesta con el Cristo de la Providencia en su regazo. El altar lo completaba, junto a la cruz, dos santos y varios hacheros de cera blanca.

En el barrio del Arenal, el Cristo de las Aguas y la Virgen del Mayor Dolor estuvieron en veneración conjunta, respectivamente, a modo de Stabat Mater. La dolorosa lucía un manto negro y saya bordada burdeos, mientras que el crucificado se situaba detrás de esta imagen, bajo una fondo de tela de damasco rojo. Flores de tonalidad morada y cera blanca en los hacheros se podía contemplar en este montaje realizado por el equipo de priostía para la ocasión.

En la coqueta capilla de la Puerta Real, el Cristo de la Redención estuvo en veneración bajo un dosel. Un exorno a base de flores de tonalidad violácea y rosácea y candeleros de cera color tiniebla se dispuso para la ocasión.

El domingo y desde el barrio de San Jerónimo, el Señor del Amor en su Divina Misericordia de la Agrupación del Rosario estuvo expuesto en veneración. La imagen lucía túnica morada y sin potencias ni corona de espinas para la ocasión.  A su espalda se situó la cruz con un sudario.

Fotografías y vídeos: Carlos Iglesia y Benito Álvarez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s