Hervideros de Fe

Publicado por

Aquende cuando los días se han teñido de un riguroso y menesteroso matiz grisáceo, acompañado de lluvia y humedad, el encrespamiento de mis chorreras preocupan lo ínfimo cuando lo promulgado es categóricamente superlativo.

Sevilla ebulle y lo hace como solo Ella sabe, siendo punto de júbilo y entrega a Dios tanto externa como internamente.

Las calles, como ya versó este Rey Santo se han vestido de Primavera desafiando al equinoccio tardío mientras allá por donde los maestrantes, a un par de lienzos vacíos y enmarcados se le denomina cartel.

Calles, Primavera no tempranamente despierta, no. Sevilla se atavía sus abalorios más preciados cuando Ella quiere y su fragancia más característica impulsa a soñar por ellas acompañando a un Dios en andas, venerando y presentando respetos y rezos por los templos de la ciudad, mientras por la Plaza de los Carros un Rosario se presenta hebrea en su palio, diciendo ya está aquí la primigenia.

Hervideros de fe en la casas de hermandad, en los pasillos ya huele a papeletas, a cera y las priostías rebosan de trabajo, alegría y amor fraternal.

Sevilla, solo Sevilla sabe marcar sus tiempos aunque nosotros no carguemos el Apple Watch para ahorrar en el recibo de la luz.

Por cierto, cortado y torrija, por favor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s