Quadragesima sin ella

Publicado por

Cuaresma sin Cuaresma. Afirmación tan rotunda como falsa; negativa tan exacta como poco precisa.

Sevilla sin Primavera, naranjo sin flor. Azahar sin aroma, medallas en un cajón.

Calles sin vida, sin cultos, sin actos, sin conciertos, sin nada de qué versar.

Preparación intimista, con Fe pero sin fervor. Camino sin adoquines, sin pescaitos, sin reunión.

Espera casi sin esperanza, túnicas sin planchar, sandalias sin abrochar, estampas sin regalar.

Mascarilla por antifaz, geles hidroalcohólicos para desinfectar, codales sin lagrimear, corazones que no paran de llorar.

Domingo de Cuaresma, de hastío, de todo aquello que vivimos y volverá. Secretarías, Priostías vacías y cuántas papeletas de sitio por rellenar.

Cuarenta que ya no son, ni serán. La Septenaria de más tradición al abrir el portón. Zaguán frío, capas sin colgar, caramelos sin comprar, ilusiones perdidas, monaguillos sin peinar, macetas sin su flor, un balcón de barrio por engalanar.

Sevilla sin su Cuaresma, espera sin esperar, calles enmascaradas, preparación íntima para lo que ha de llegar.

Mal de mucho, consuelo sin consolar, papeletas sin rellenar y palabras de “otro año será”.

Cuaresma sin Cuaresma. Solo nos queda esperar.

Penitencia sin anonimato, promesas sin cumplir, exposiciones sin Dios, Dios expuesto sin visitar.

Cuaresma sin Cuaresma, Resurrección por llegar, sentimientos apagados, arrugas que se van, niños sin bolas de cera, músicos sin tocar.

Cuaresma sin Cuaresma, sin lo que está por llegar, porque Dios resucita en Sevilla de un modo muy peculiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s