Atribuyen como la primera Inmaculada de Murillo a un lienzo de San Vicente

Publicado por

Hace unas semanas, salió a la luz un trabajo de investigación en la revista ArsMagazine de dos historiadores del arte, Ignacio Cano y Antonio Romero.

Tras muchos meses de estudio, tanto documental, formal y técnica, han llegado a la conclusión que una de las pinturas de la parroquia de San Vicente, que han sido restauradas recientemente, es la primera Inmaculada pintada por el afamado pintor Bartolomé Esteban Murillo, y podría estar datada del año 1645. Se desconoce cómo llegó esta obra a este templo.

Esta pintura se encontraba en la sacristía, hasta que fue intervenida y dispuesta en una de las naves laterales del templo, cercano a la capilla sacramental que preside la Virgen del Rosario.

Valdivieso niega la autoría

A pesar de ello, hay otros historiadores que negarían esa autoría. Enrique Valdivieso es autor de ‘Murillo. Catálogo razonado de pinturas’ explicó para el diario El País que “A mí no me parece que esta Inmaculada sea de Murillo. Carece de las características que debería presentar una obra juvenil de Murillo. En sus primeras pinturas siempre aparece el espíritu creativo de su maestro, Juan del Castillo, más sencillo y de más ingenuidad expresiva. No advierto en este lienzo la ineludible influencia de su maestro”, matiza.

Los trabajos de restauración

Esta pintura, junto a otra de Jesús Nazareno, fueron restauradas por la empresa Gestionarte en 2019.

El estado de conservación de las piezas era muy deficiente. Por un lado, el soporte estaba muy debilitado, mientras que la incidencia micro climática que soportan las obras y otros agentes de deterioro, habían generado múltiples deformaciones en las telas. Por último, han señalado que el barniz empleado, junto con la acumulación de hollín y polvo, oscurecía las obras e impedía apreciar su amplio cromatismo.

De este modo, el objetivo principal de los trabajos ha sido erradicar las causas de deterioro que amenazaban la conservación de las obras. Para ello se ha realizado un proceso de limpieza, en diferentes niveles, retirando progresivamente la suciedad superficial, barniz, repintes y estucos desbordantes, hasta recuperar la totalidad de la pintura original. Esta intervención ha culminado con la reintegración volumétrica y cromática del estrato pictórico.

Paralelamente, los marcos también han sido intervenidos, consolidando primeramente el soporte de madera para pasar después al tratamiento del revestimiento pictórico.

Fotogalería

Fotografías: Carlos Iglesia y Archisevilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s