Las mejores imágenes de las veneraciones del quinto fin de semana de enero

Publicado por

En este último fin de semana del mes de enero, varias corporaciones acogieron la veneración en honor a sus titulares, en concreto, en San Bernardo, la Hiniesta, la O, San Roque y la Candelaria.

Cabe recordar que tanto la Cena como la Paz han pospuesto estos cultos por la actual pandemia del COVID-19.

Las veneraciones del quinto fin de semana de enero

La Virgen del Refugio se encontraba a los pies del altar mayor recibiendo el cariño de sus fieles. Llevó saya blanca bordada, además de su manto bordado burdeos bajo dosel y con flores de tonalidad blanca. Además tuvo lugar la celebración de su función en la mañana del domingo.

En San Roque, el Señor de las Penas estuvo expuesto en veneración en una imagen atípica ya que no estuvo en sus andas . La imagen, sin potencias, ni corona de espinas, ni la cruz con las manos entrelazadas, lucía túnica bordada en terciopelo morado. Tras la imagen estaba un dosel de cultos. Además el exorno estuvo conformado por claveles rojos salpicados por lirios morados.

Además, a la finalización de este culto se procedió al rezo del viacrucis. Este año, la imagen permaneció en su altar y se rezaron las diferentes estaciones con la cruz de guía.

Desde la calle Castilla, la Virgen de la O Gloriosa estuvo expuesta en veneración, además de celebrar su función. A los pies de la dolorosa de la corporación del Viernes Santo, se presentaba con un manto y saya de tisú celeste, además de la ráfaga. Como viene siendo habitual en su iconografía, portaba un libro en sus manos.

También el domingo 31 de enero comenzó este culto interno en honor a la Virgen de la Candelaria, desde la parroquia de San Nicolás. Lucía para la ocasión su tradicional manto de salida y saya blanca bordada

Tras la imagen un altar conformado por su nuevo dosel presidido por una de sus insignias, además varias tandas de candelería y flores tanto en el friso como en las jarras de tonalidad blanca.

En la Hermandad de la Hiniesta, el Cristo de la Buena Muerte fue dispuesto en el crucero del templo. El crucificado estuvo bajo un monte de flores silvestres y flanqueado por los candelabros del paso de la Virgen de la Hiniesta Gloriosa. Los devotos podían realizar una ofrenda de claveles rojos a los pies de la imagen. Tras la talla el altar de cultos de su quinario.

Fotografías: Carlos Iglesia y Benito Álvarez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s