Un Rey Preposicional

Publicado por

A la amanecida, gozando del fresco momento que Sevilla nos ofrece en estas escasas fracciones horarias, abertura del plumier de madera de mi Alfonsito para sisarle una estilográfica y acomodado en un frondoso donador de cítricos del Patio dispongo,

Ante la altitud tradicional de las temperaturas del reino en el tiempo actual, y

Bajo la sombra que cobija a este Rey Santo…

Cabe recordar que tal fecha como la presente es sinónimo del nacimiento de ese hombre luchador y entregado a causas verdes y blancas.

Con entrega batalló…

Contra la totalidad que se oponía a que Andalucía fuera lo que a la data presente es.

De Huelva a Almería, pisoteando dulcemente la total porción terrestre que corresponde al pueblo andaluz, es adecuado nombrarle: Blas Infante.

Desde mi Urna, vaya este humilde y preposicional homenaje a la figura del andalucista por antonomasia.

En otros menesteres, apetéceme tratar una casuística del populacho, del día a día, sin titubeos y sin rodeos aunque con las perífrasis, circunloquios y verborrea característica acerca de lo que acontece en las sociales redes que nos atrapan.

Entre flautines y pitadas, este Rey Santo se adentró en el mundanal ruido y escrito de twitter, novato cual primer instante de admisión en las milicias.

Hacia 2015 o 2016, olvidos de la edad que posee este Rey Santo, creé magistralmente el arroba de turno.

Hasta la data actual, a este Rey Santo se le han adherido miles de súbditos hermanos, hijos y allegados al reino y el gozo superlativo que poseo es indescriptible.

Mediante el suave otear de lo que rodeanos, se percibe crispación, dolor, ira, vergüenza al leer manuscritos plagados de ortografía hiriente a los ojuelos.

Para izar la problemática, hermanos de sangre y sin ella, por casuísticas ínfimas, se arrojan vocablos con primigenias y secundarias intenciones.

Por ello, este Rey Santo avisa que el pueblo enloquece.

Según estos golpes de traicionera realidad, este Rey Santo se cuestiona si a la veracidad plena, merece la penuria el enemistarse con seres iguales, cercanos, afines por eventualidades tan minuciosamente puntuales que no se atisban en el Universo de la realidad.

Si acontecieran certeras sentencias en pretéritos tiempos nunca mejores, la resolución sería dualidad y duelo. Y duelo tras el duelo por el extraño comportamiento humano.

Sobre el aún fresco solar del Patio Anaranjado, poseo el querer de profanar mi lenguaje al exaltar que el ser humano es tontuno.

Tras este leve descargar de ira contenida, este Rey Santo os convida al ágape de la lectura del primigenio vocablo de la totalidad y cada unicidad de párrafos de este escrito.

Versus la realidad, marchome novedosamente a mis acristalados aposentos no sin antes, gozar de un caudaloso riachuelo cafetero y unos calentitos que trae mi Bella y Santa Beatriz.

Vía INRI Información, este Rey Santo os advierte de lo realmente -que no santo- menesteroso para gozar con plenitud de la vida. Y lo exalta esta unicidad real -y sí santa- que disfruta de ella desde temporalidades inmemoriales en el Reino. Sean dichosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s