Un Corpus Christi de Sevilla para la historia

Publicado por

La crisis sanitaria de coronavirus ha propiciado que este año la festividad de Corpus Christi no se pueda celebrar como se hace tradicionalmente en la ciudad. Por lo tanto, esta celebración se llevó a cabo de una manera más sencilla, siguiendo las correspondientes medidas de protección, seguridad e higiene, y dejando estampas para la historia

La misa en la catedral

A las 10.00 horas comenzó la eucaristía presidida por el arzobispo Juan José Asenjo y su obispo auxiliar Santiago Gómez Sierra. Esta ceremonia se vio limitado a 611 personas.

Las puertas de San Miguel y Palos de la catedral estuvieron abiertas a partir de las 09.00 horas para facilitar el acceso de los fieles al templo. En relación a las instituciones fueron invitadas las autoridades civiles, militares y universitarias. En cuanto a los sacerdotes que quieran asistir no podrán concelebrar.

“Las circunstancias nos impiden acompañar al Señor por nuestras calles, otros años adornadas con sus mejores primores, convertidas en un inmenso templo para gloria y honor del Señor sacramentado”, refirió en su homilía Asenjo. No obstante, “en este día escogido por la Iglesia para la veneración pública del Santísimo Sacramento, agradecemos a Dios uno y trino este don inmenso y precioso, confesamos sin rubor nuestra fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía y acrecentamos la piedad y veneración ante el Cristo ofrecido, glorificado e intercesor, hecho presencia y cercanía”.

La procesión claustral y la bendición

Tras la eucaristía, en torno a las 11.15 horas se llevó a cabo la procesión claustral por las últimas naves del templo catedralicio. El cortejo procesional quedó reducido al Consejo de Cofradías, la junta de gobierno de la Sacramental del Sagrario, el cabildo catedral, el vicario general, el obispo auxiliar, el arzobispo y las primeras autoridades.

También procesionaron dos personas en representación de los siguientes colectivos esenciales durante esta pandemia: médicos, enfermeros, farmacéuticos, trabajadores de centros de personas mayores, UME, Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, Protección Civil, Bomberos y miembros de Cáritas y de Cruz Roja.

Por otro lado, el Santísimo Sacramento fue portado por Asenjo sin usar la custodia de Arfe ni la compañía de los pasos de los santos sevillanos. Poco después alcanzó la puerta de la Asunción del seo hispalense que permanecía abierta para la ocasión. Decenas de personas y medios de comunicación se agolpaban en las inmediaciones para captar lo que estaba por ocurrir.

El ofertorio con la Sagrada Forma se dispuso en primer lugar en la mesa de altar que se situaba allí junto a cuatro hacheros de cera blanca. Seguidamente y tras su bendición con el incienso, cogió el ostensorio con la Sagrada Forma hizo lo propio con todos los devotos que allí estaban.

Prosiguió con la procesión claustral hasta su finalización. “Tengo que confesar que me he emocionado en la procesión al ver a tanta gente que se hincaba de rodillas ante la presencia de Cristo en la Eucaristía, esto no es fácil encontrarlo en otras latitudes geográficas, lo mismo que no es fácil encontrar la piedad en la procesión claustral, que no decaiga, que custodiemos como un precioso tesoro la devoción al augusto sacramento de la Eucaristía, fuente cumbre de la vida cristiana”, puntualizó el propio arzobispo.

Vídeo

Vídeo: Carlos Iglesia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s