Las hermandades de Sevilla: Crónica de una desescalada (I)

Publicado por

Hace justo siete días, en concreto el lunes 11 de mayo, comenzó en la provincia de Sevilla la fase uno de desescalada, y que ha permitido la apertura de los diferentes templos de la ciudad, siguiendo las diferentes medidas de protección, seguridad e higiene y con un tercio del aforo permitido.

Durante ese período se han podido vivir diferentes escenas. Pasos procesionales en templos, dolorosas vestidas aún de hebrea o de luto o imágenes en distintas ubicaciones a a la habitual son algunas de las estampas que se han podido ver en estos últimos días

El Señor del Gran Poder baja de su camarín para el reencuentro con sus fieles

Este lunes amaneció con el Señor del Gran Poder en el presbiterio tras ser bajado de su camarín, para estar más cerca con sus feligreses en estos primeros días, dejando así una de las estampas más destacadas en este primer día del desconfinamiento.

El Señor de Sevilla luce su habitual túnica morada lisa y potencias de oro, además de casquillos de la cruz plateados en su cruz. Por su parte, la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso se encuentra vestida con manto y saya burdeos bordada.

Luto en la Esperanza de Triana por los fallecidos del coronavirus

Para la ocasión, la Virgen de la Esperanza de Triana luce el terno negro característico del mes de los difuntos. Se compone de saya bordada por Juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1891 y manto a juego realizado en el taller de Fernández y Enríquez en 1998, en memoria de todas las víctimas de esta pandemia.

Lleva un tocado liso y corto, como en los años 20’s del pasado siglo, así como pañuelo de encaje negro como otro símbolo más de luto, siendo la primera vez que se tiene constancia de que porta esta pieza en ese color. Completa esta indumentaria la corona de plata del primer tercio del siglo XIX, el juego de puñal, ancla y salvavidas de carey y plata, y un rosario de azabache y plata, en alusión al mes de María.

Por su parte, el Cristo de las Tres Caídas viste túnica lisa de terciopelo de color morado con cíngulo en hilos de plata de cordonería San Miguel, así como las potencias dieciochescas de plata en su color de autor anónimo y gemelos en oro blanco reproduciendo unos salvavidas, Sobre su hombro porta su cruz arbórea rematada con las conteras de autor anónimo realizadas en plata dorada a finales del siglo XIX y que en su día pertenecieron a la Hermandad de Pasión.

La Soledad de San Buenaventura en su paso procesional vestida de hebrea

Una de las estampas de esta semana se ha podido ver en la iglesia conventual de San Buenaventura.

Se puede contemplar a los pies del altar mayor a la Virgen de la Soledad en su paso procesional, girada hacia uno de los costeros para su mayor visualización. De igual modo, la imagen continúa vestida de hebrea.

Los Gitanos tras la reapertura de su santuario

La corporación del antiguo templo del Valle desmontaron el altar de quinario del Señor de la Salud hace unos días, pero han mantenido las mismas vestimentas a sus titulares.

El nazareno viste su túnica bordada realizada por el taller de sucesores de Elena Caro. La misma recrea, con el dibujo de Rafael Rueda, la que poseía el Señor atribuida a Rodríguez Ojeda y perdida en 1936. Es de terciopelo de seda y va bordada en oro con motivos de gran riqueza ornamental y simbólica. Hojas de cardo y acanto, que representan el sufrimiento y las adversidades de la vida, entrelazadas con flores que simbolizan virtudes. Todo ello, reforzado con el lirismo del color morado del soporte.

La Virgen de las Angustias su saya más antigua. Se trata de la única pieza conservada del ajuar de la dolorosa de Montes de Oca desaparecida en 1936. Está atribuida a Rodríguez Ojeda en 1893 y es de terciopelo burdeos y está bordada en oro con dibujo asimétrico. El manto es de terciopelo de seda morado bordado en oro por Fernández y Enríquez en 1995. El fajín fue realizado en 2003 por la hermana Pilar Barranquero.

El paso de palio de la Candelaria, aún en San Nicolás

En la parroquia de San Nicolás se pueden contemplar aún escenas más propias de la Cuaresma que de este mes de mayo.

Se puede ver el paso de palio de la Virgen de la Candelaria, en concreto los varales, el techo y las bambalinas, junto a la parihuela, a la espera de su traslado. Por su parte, la dolorosa se encuentra en su altar, vestida de hebrea.

Los titulares de la Estrella en dos altares de San Jacinto

Para esta ocasión, los tiulares de la corporación han sido trasladadas a los retablos laterales del presbiterio bajo. Se produce por indicación de la comunidad parroquial para que haya mayor espacio para garantizar el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social en esta primera fase de desconfinamiento.

Por un lado, la Virgen de la Estrella se encuentra en el retablo de enfrente, en el camarín de San José. Está vestida con la saya blanca obra de Luis Miguel Garduño y el manto de terciopelo azul bordado por los talleres de El Carmen. Porta la corona de camarín de Jesús Domínguez, y el rosario que regalara la Hermandad de Montesión. Esta pieza, con cuentas realizadas con piedras negras, recuerda a la oración por las víctimas de la pandemia del coronavirus.

Por otro, el Señor de las Penas se encuentra en el retablo de Santo Domingo de Guzmán, luciendo las anteriores potencias de salida, obra de Jesús Domínguez.

Fotografías: Carlos Iglesia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s