2010, el año de la Semana Santa del Sol y de ‘la Roldana’

Publicado por

En el comienzo de la década de los 10’s, en concreto en el año 2010, el mundo se estremecía y se inundó de solidaridad a su vez, tras el terremoto que sufrió Haití. En España se agudizó aún más la crisis económica, donde siguió aumentando ostenciblemente el paro en el mismo año donde se gritó al unísono el icónico gol de Andrés Iniesta en la final del Mundial de Sudáfrica.

En el ámbito local, el caso ‘Mercasevilla’ copaba las portadas de los diferentes periódicos, mientras que el Sevilla Fútbol Club conquistaba su quinta Copa del Rey ante el Atlético de Madrid, con goles de Jesús Navas y Diego Capel.

La Cuaresma del 2010 y el viacrucis extraordinario del Cachorro

Sin lugar a dudas, fue un año de contrastes que también se pudo ver en la Semana Santa hispalense. En las semanas previas se debatía entre los diferentes mentideros cofrades sobre el cambio de la Carrera Oficial y comenzara por la plaza de la Magdalena, a la vez que se remodeló la ubicación de las sillas en la plaza de la Campana. Una huelga de transportes de Tussam amenazó el Domingo de Ramos y las obras de peatonalización de Isabel la Católica finalizaron justo a tiempo para que la Paz y Santa Genoveva pudieran transitar por ella.

“Parece que es la hora y no es la hora…” encumbró al periodista Antonio García Barbeito al frente del atril del Maestranza en una Cuaresma donde además del viacrucis de las hermandades presidido en esta ocasión por el Cristo de la Salud en sus Tres Necesidades de la Carretería, el Cristo de la Expiración realizó este piadoso acto de forma extraordinaria por las calles de Triana de rogativas por los damnificados del terremoto del país haitiano.

Un nuevo sueño llegó al barrio de Polígono Sur, donde pudieron salir por vez primera el sábado 20 de marzo los nuevos titulares de por entonces grupo parroquial de Bendición y Esperanza en un misterio que aún estaba por concluir. Por otra parte. un duro golpe recibió la Hermandad de Pasión, ya que a cinco minutos del cierre de plazo, un grupo de cuatro hermanos impugnaron la última resolución de Palacio sobre el cabildo donde se aprobó incluir una banda de música tras el paso de la Virgen de la Merced.

Además se trató de la última Semana Santa donde se impedían salir a mujeres nazarenas en algunas de las cofradías hispalenses, en concreto, a la Quinta Angustia, al Silencio y el Santo Entierro.

Un Viernes de Dolores y Sábado de Pasión con un incremento importante de nazarenos

El crecimiento de los cortejos de las corporaciones de las Viernes de Dolores y Sábado de Pasión era cada vez mayor.

En el caso de la primera de ellas una de las corporaciones que presentó más novedades era la del Cristo de la Corona. No visitó el palacio arzobispal, pero sí estrenó la talla frontal del paso, una obra de Francis Verdugo, que en la actualidad, aún se sigue trabajando. En el caso de Pino Montano continuó saliendo desde el anexo de la parroquia de San Isidro Labrador.

El Dulce Nombre de Bellavista modificó de una manera drástica su recorrido a causa de los numerosos badenes que se pudieron en el barrio. En Padre Pío, que hacía estación de penitencia aún el Viernes de Dolores, hizo su salida contando como principal estreno la restauración de la Virgen de la Divina Gracia.

En ese año, la Misión solicitó la incorporación a la nómina de la Semana Santa a excepción de la Madrugá, apuntando preferiblemente al Martes Santo, algo que por el momento, la corporación de Heliópolis continúa a la espera. También se encontraba a la expectativa Pasión y Muerte de ser nombrada como hermandad de penitencia. Ese año salió como agrupación parroquial y sin cuerpo de nazarenos.

Ya el Sábado de Pasión, solo estaba en la nómina dos hermandades de penitencia, la de los Dolores de Torreblanca y Divino Perdón de Parque Alcosa; y una agrupación parroquial, la Milagrosa.

La cofradía de Torreblanca estrenó el dorado al completo de su paso de misterio, mientras que la de Alcosa solo salía el paso del Señor del Divino Perdón. La principal novedad recayó en Ciudad Jardín, con la primera salida del paso de misterio con las imágenes de José Antonio Navarro Arteaga y la incorporación de la guardia judía.

También en este Sábado de Pasión tuvo lugar un acontecimiento que esperó con mucho anhelo los hermanos de la corporación de la calle Pureza, que presidía Adolfo Vela. La Virgen de la Esperanza de Triana le fue impuesta la medalla de la ciudad, por parte del alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín, hecho que le fue negado a la corporación en la coronación canónica, con rango pontificio, de la imagen en 1984.

Domingo de Ramos con sones de los 80’s y con la autoría de ‘La Roldana’

Sevilla amaneció con un Domingo de Ramos radiante, donde imperaba el color azul en el cielo. Se trató de un día, cuyos horarios y tiempos de pasos se cumplía casi a la perfección, entre cinco y minutos de retraso solamente, y que contó por vez primera como arzobispo a Juan José Asenjo en Carrera Oficial.

La primera en salir fue la Paz desde el Porvenir, donde su dolorosa se le desprendió de su mano la ramita de olivo de plata de su mano en una de las primeras levantás. Muchas caras nuevas en el primer cortejo del Amor, en la Sagrada Entrada en Jerusalén, donde se pudo ver por vez primera a niñas vestidas con su túnica de nazareno.

Sonidos que retrotraían a la década de los 80’s en la plaza de Molviedro. La Agrupación Musical Virgen de los Reyes cumplía su 30.º aniversario, y con motivo de esta efeméride, decidió recuperar a la antigua Agrupación Musical de Jesús Despojado, con sus antiguos componentes, en la primera parte de la estación de penitencia de la corporación del barrio del Arenal. Se pudo escuchar ‘La Salve’ tras la salida del misterio con xilófonos y gaitas para el deleite de todos que estaban allí presentes. Novedades musicales tras el palio de la Virgen de los Dolores y Misericordia, con el acompañamiento de la Banda de Música Municipal de Valverde del Camino.

Año muy especial en la Estrella. Se cumplía el 450.º aniversario fundacional, que culminó con la salida extraordinaria de la dolorosa en el mes de junio de ese año. En los meses previos a la Semana Santa, la imagen fue restaurada por el IAPH, donde además atribuyeron su autoría: Luisa Roldán, ‘La Roldana’. Salió en su estación de penitencia además con el palio de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, realzando aún más estos trabajos.

Las obras continuaban en la iglesia de Santa Catalina, y un cajón con andamios en la estrechez de Alhóndiga impidió el discurrir de la Cena por la zona, haciéndolo por la propia plaza Ponce de León.

Un Lunes Santo bajo un fuerte aguacero

La lluvia fue tristemente protagonista en la jornada del Lunes Santo, donde solo cinco de las nueve cofradías pudo llegar a la Carrera Oficial.

San Pablo fue la primera cofradía en poner su cruz de guía a la calle, a pesar de la amenaza de lluvia. Culminó el dorado del canasto del paso de misterio para la ocasión. Cabe recordar que en esa Cuaresma, la corporación no pudo celebrar sus cultos en la parroquia tras anegarse el templo por las continuas precipitaciones.

La siguiente fue Santa Genoveva. Aún con los sones de la Banda de Cornetas y Tambores del Cautivo y Santiago Apóstol de Sanlúcar la Mayor y Aznalcázar tras el Señor Cautivo, la corporación renovó el dorado de su paso.

Poco después, cuando San Pablo discurría por Luis Montoto y Santa Genoveva comenzaba a salir del Tiro de Línea, un fuerte aguacero apareció truncando la estación de penitencia de ambas cofradías.

La primera de ellas, San Pablo, tuvo que buscar refugio en la iglesia colegial del Salvador a paso de mudá, aunque San Benito llegó a ofrecer su templo como cobijo. Meses después la corporación emitió sendos informes que confirmaron que ambos pasos no cabían en el templo de la entidad del Martes Santo.

La segunda, Santa Genoveva, volvió tras sus pasos a su templo. Incluso, el Señor Cautivo le fue retirado sus potencias y cubierto con un impermeable negro, dejando una de las estampas más impactantes de toda la Semana Santa.

Tras estos hechos y a tenor de unos pronósticos ambiguos, Santa Marta y San Gonzalo decidieron suspender su estación de penitencia.

El cielo se abrió a media tarde, y finalmente, la Redención, que estrenaba el bordado al completo de las bambalinas del palio, al igual que la saya morada de la Virgen del Rocío, decidió finalmente salir. Tanto las Aguas como Vera Cruz, las Penas y el Museo también decidió hacer su estación de penitencia

Las Penas llevó por vez primera mujeres nazarenas en su cortejo. En el caso de las Aguas culminó el dorado del canasto, mientras que el Museo estrenó unoa faldones para el paso de palio de Victorio & Lucchino.

A pesar de ello, a las 22.30 horas, comenzó de nuevo a llover, primero de una forma más tímida, comenzando seguidamente a arreciar. La Redención y Vera Cruz aligeraron su paso y se recogieron en sus sedes, mientras que las Penas, las Aguas y el Museo se refugiaron en la catedral. Cuando pasó el riesgo de precipitación, la corporación de San Vicente regresó saliendo desde la puerta de Palos, mientras que las otras dos hicieron lo propio desde la puerta de San Miguel, discurriendo por el camino más corto.

Un Martes y Miércoles Santo sin contratiempos

Ese frente activo se fue, y las cofradías del Martes Santo pudieron hacer su estación de penitencia con total normalidad. Las corporaciones del día continuaban buscando una solución para la mejora de la jornada, tras el experimento infructuoso del año 2006.

Dos de ellas contaban con un comisionado. La primera era San Esteban que sustituyó sus respectivos acompañamientos musicales. Pasó de la Agrupación Musical Virgen de los Reyes y la Sociedad Filarmónica de Pilas por las actuales, la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Redención y la Banda de Música de Nuestra Señora de la Victoria de las Cigarreras.

La segunda fue el Dulce Nombre, que lo estrenó en aquel año. El arzobispo Juan José Asenjo destacó antes del comienzo de su estación de penitencia que “nuestras diferencias y enfrentamiento son un escándalo para todos. Pido para esta hermandad que viva en la comunión y en la unión”.

Recuerdo de Manuel Lorente en el Cerro, mientras que la Virgen de la Angustia de los Estudiantes llevó la medalla de oro impuesta por la Universidad de Sevilla por los 85 años de vinculación con la entidad.

Misma tónica en el Miércoles Santo. Destacó el nuevo recorrido de vuelta de los Panaderos, dejando el andén del ayuntamiento para hacerlo por el Salvador. Además el Señor del Soberano Poder estrenó una nueva túnica de Martín Santonja. Sin lugar un año para el recuerdo para la corporación de la calle Orfila, donde en septiembre la Virgen de Regla fue coronada canónicamente.

La Lanzada también vivió un año muy especial con el 200.º aniversario de la hechura de la Virgen del Buen Fin, que culminó con la salida extraordinaria de la imagen en mayo. El Carmen continuó incrementando su patrimonio con los nuevos candelabros de cola para el paso de palio y el dorado de los candelabros y la trasera del canasto del misterio.

El Jueves Santo y el esplendor recuperado del manto de la Virgen de las Lágrimas

Prosiguió la Semana Santa con un Jueves Santo esplendoroso, de visita a los diferentes templos de la ciudad, en especial a las corporaciones de la Madrugá.

Uno de los grandes estrenos patrimoniales fue la restauración del manto de salida de la Virgen de las Lágrimas, que fue restaurado y recuperado, tras siete años de trabajos, en el taller de Jesús Rosado y lució en todo su esplendor.

Tras la llegada de Monte-Sión, la jornada acumuló diez minutos de retrasos. La corporación complía su 450.º aniversario y contó con varias novedades, entre ellas la restauración de los varales y el cambio de posición del ángel. Hubo además una representación de la Estrella por esta efeméride.

Orfebrería Andaluza fue la encargada de restaurar el paso de misterio de bronce de la Quinta Angustia. Ya el Valle recuperó el retraso de tiempo de paso que se había generado. Cabe destacar en la corporación de la Anunciación, en la calle Sierpes, el ‘Ave María’ de Gounod por parte del tenor de la Scalla de Milán, Stephen Mullan.

Para finalizar, fue el último que la Virgen de la Merced procesionó sin música.

Una Madrugá tranquila y sin incidentes reseñables

Tras las ‘carreritas’ ocurridas en el año 2009, esta Madrugá fue una jornada tranquila y sin incidentes, con menos bullas. El propio Cecop recomendó que no se apagaran las luces en el entorno de Alfonso XII. Además hubo un doble vallado en determinadas zonas.

Fue el primer año, donde el Gran Poder permitió hacer estación de penitencia a las mujeres nazarenas. Las cofradías ‘de capa’, como la Macarena, la Esperanza de Triana y los Gitanos aglutinaron la mayor parte del público, en especial en la mañana del Viernes Santo. Como anécdota, dos personas se habían metido sin permiso en la Carrera Oficial, escondiéndose debajo del manto camaronero de la Virgen de la Esperanza Macarena.

Fue sin duda un año muy especial para la corporación del Arco, donde la dolorosa salió de forma extraordinaria en el mes de septiembre hacia el Estadio Olímpico para presidir la misa de beatificación de Madre María de la Purísima.

El pequeño accidente en Sierpes con el paso de palio de la Carretería

La misma tónica que los días anteriores en el Viernes Santo, donde las siete cofradías salieron a hacer su estación de penitencia.

Varios estrenos en la Carretería con la restauración del canasto del misterio y la recuperación de varias piezas, además de nuevos sobrefaldones delantero y trasero del palio. Fue noticia la corporación ya que en la calle Sierpes a la altura de la confluencia de la plaza de San Francisco, una niña sufrió un accidente, ya que el paso de la Virgen del Mayor Dolor arrió con el zanco trasero derecho en su pie. Fue levantado inmediatamente al escuchar el grito de dolor de la pequeña, donde tuvo que recibir asistencia sanitaria.

En la Soledad de San Buenaventura continuaba el debate de la inclusión en el cortejo del Cristo de la Salvación. Los hermanos Caballero restauraron ek paso, mientras que Martín Santonja hizo lo propio con su saya y los faldones.

La O celebró el 325.º aniversario de la hechura de Jesús Nazareno con una serie de cultos extrardinarios. Además su paso estaba en proceso de restauración, saliendo con el canasto sin dorar.

Imagen para el recuerdo en San Isidoro, ya que la Virgen de Loreto salió con el manto azul pavo de la Virgen de la Salud. Además recuperaron para el paso del Señor de las Tres Caídas dos ángeles de Ruiz Gijón escondidos en la propia parroquia.

En el caso de la Sagrada Mortaja se restauró la imagen de San Juan por Juan Manuel Miñarro. Se añadió al cortejo la escolanía de María Auxiliadora.

La primera estación de penitencia a la catedral del Sol

El Sábado Santo tuvo como protagonista al Sol, siendo ésta su primera estación de penitencia a la catedral, y hasta el momento, la última cofradía en comenzar a hacerlo.

Contó con numerosos estrenos, además de la nueva capilla anexa a la parroquia de San Diego de Alcalá, como la manguilla, la Santa Cruz, la ráfaga de la Virgen y el llamador del palio. Además la Virgen del Sol lució con un manto de salida pintado, al igual que las bambalinas. Como curiosidad, los nazarenos se soltaron la cola en señal de luto.

El conjunto de la Virgen de los Dolores y el Cristo de la Providencia de los Servitas fueron restaurados por el IAPH. Además se dispuso un tapiz repostero en el primero de los pasos, de Jesús Rosado. Por otra parte, un nazareno de la corporación sufrió un síncope a la altura de Francos y provocó el retraso de la jornada unos minutos.

En la Trinidad fue también intervenido el arcángel del paso del Sagrado Decreto, mientras que la Soledad de San Lorenzo estrenó el guión por la vida. En ésta última, la salida se retrasó en más de 30 minutos, por problema de sujeción de la diadema al perno

Para terminar, a la altura de los palcos de la plaza de San Francisco, el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín fue recibido con pitos en el cortejo del Santo Entierro.

El regreso de San Pablo el Domingo de Resurrección

Nueva estética en el palio de la Virgen de la Aurora, donde cambió el soporte burdeos por el azul, al igual que el manto. Además allí salió la primer mujer pertiguera. Cabe recordar que la corporación continuó saliendo a altas horas de la madrugada del Domingo de Resurrección, tras el rechazo por parte de la autoridad eclesiástica de hacerlo el Sábado Santo.

Finalmente, a las 15.00 horas, la iglesia colegial del Salvador abrió sus puertas para la salida de la cofradía de San Pablo para regresar a la parroquia de San Ignacio de Loyola, haciéndolo con sus correspondientes acompañamientos musicales, cerrando así una Semana Santa para el recuerdo.

Fue sin duda una de las más tranquilas en los últimos años, generando para la ciudad más de 240 millones de euros.

Vídeos: Carlos Iglesia, Simón Zilotul, MiRiAnLuPioN.

Fotografía: Gelán Noticias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s