La crónica audiovisual del cuarto fin de semana de septiembre

Publicado por

El pasado fin de semana se celebraron diferentes cultos en varias corporaciones de la capital hispalense. Entre ellos destacan las salidas procesionales, donde la lluvia hizo acto de presencia. De igual modo, en alguno de los besamanos estuvo presentes la figura de Luis Álvarez Duarte, a modo de homenaje.

Las procesiones del pasado fin de semana

El sábado 21 de septiembre, la Pastora de Triana, la Pastora de Padre Pío y Madre de Dios del Dulce Nombre realizaron sus respectivas salidas procesionales.

La primera de ellas que debería haber puesto su cortejo en la calle fue la corporación trianera. La aparición de un pequeño chubasco hizo que se pospusiera la decisión hasta pasadas las 19.30 horas. La Divina Pastora comenzó su discurrir poco antes de las 20.00 horas con los sones de la Sociedad Filarmónica de Salteras, destacando su paso por la calle Antillano Campos.

Ligeras lloviznas llegaron a aparecer en varios tramos del recorrido, aunque la última de ellas fue más incensante y obligó a refugiarse en la capilla de los Marineros, coincidiendo con el saludo a la Esperanza de Triana. No pudo reanudar la procesión hasta poco antes de las 00.00 horas, llegando de nuevo a la real parroquia de Santa Ana.

El pasado sábado también fue uno de los días marcados en rojo en el calendario por el barrio de Padre Pío. La Divina Pastora realizaría su salida procesional por las calles de su feligresía, engalanadas con banderas y banderolas a lo largo de todo su recorrido.

Poco antes de las 20.00 horas hacía su salida desde la parroquia del Buen Pastor y San Juan de la Cruz bajo los sones de la Banda de Música de Fernando Guerrero de Los Palacios, con marchas como ‘Encarnación Coronada’, ‘Esperanza de Triana Coronada’ o ‘Siempre la Esperanza’.

Uno de los momentos más emotivos tuvieron lugar en el saludo a la capilla de la Divina Pastora, donde fue recibida con sevillanas. Su entrada se efectuó pasada la medianoche en una procesión para el recuerdo de los presentes.

Como todos los meses de septiembre, Madre de Dios del Dulce Nombre realizó su salida por las calles de su feligresía desde la capilla de colegio de la Salle-Felipe Benito, minutos después de las 20.00 horas.

Vestida con un manto azul bordado y saya blanca hizo su procesión por las calles de Pío XII, Begoña y Pino Flores. Para la ocasión acompañaba la Banda de Música de Nuestra Señora de la Victoria de las Cigarreras. Con motivo de estas precipitaciones aceleró su paso y pudo entrar minutos antes de lo previsto.

Los besamanos del pasado fin de semana

Desde el pasado viernes 21 de septiembre, la Virgen del Dulce Nombre estuvo en besamanos para todos sus fieles y devotos.

Situada en el centro de su capilla de la parroquia de San Lorenzo, que estaba presidida por el simpecado, la dolorosa de Castillo Lastrucci iba vestida con una nueva saya bordada de tisú realizada por José Antonio Grande de León y manto azul. El conjunto lo completaba varias jarras de claveles rosas.

Desde el barrio de San José Obrero, la Virgen de los Dolores fue expuesta en su anual besamanos para todos los hermanos, vecinos y fieles.

En este culto, la corporación recordó al imaginero Luis Álvarez Duarte, poniendo a los pies de su dolorosa alguno de sus utensilios, como una gubia, un mazo y una escofina. La talla llevó manto y saya negra bordada. Estuvo situada delante de un dosel con un pequeño altar con varios candeleros y la silla de la realeza.

La capilla del Mayor Dolor de la plaza de Molviedro albergó el besamanos a la Virgen de los Dolores y Misericordia.

La imagen se encontraba en el centro de su sede canónica, vestida para la ocasión con su manto de salida, saya blanca y corona. Tras la dolorosa, presidiendo la capilla la imagen de Jesús Despojado, en su altar recientemente restaurado. Además, en el montaje de la priostía de la corporación del Domingo de Ramos puso también en relieve los candelabros de cola de su paso de palio, además de varios centros de flores.

Durante el pasado sábado y domingo, la Virgen de Consolación estuvo expuesta en besamanos en su parroquia de la Inmaculada Concepción. Numerosos fieles se pudieron acercar para contemplar y venerar a esta imagen del barrio de Nervión.

La dolorosa de Dubé de Luque lucía para la ocasión un manto verde bordado de vistas y saya color crema. Tras la imagen se encontraba el Cristo de la Sed en su altar, con dos hacheros de color tiniebla.

Vídeos: Carlos Iglesia.

Forografías: Ángela Vilches, Carlos Iglesia y Tavi Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s