Las sombras de la Semana Santa de 2019

Publicado por

Por desgracia no todo fueron luces en esta Semana Santa. Sin duda fueron siete días donde tuvieron una especial relevancia la lluvia, la organización del Martes Santo y Domingo de Ramos, además del poco civismo del público, siendo en líneas generales las notas negativas de estos días.

La lluvia afectó a una veintena de cofradías

Por desgracia esta Semana Santa tuvo como uno de los protagonistas a la lluvia. Una veintena de cofradías estuvieron afectadas con las condiciones meteorológicas adversas y estuvieron obligadas a interrumpir o a suspender su estación de penitencia.

En el caso del Miércoles Santo, tanto el Carmen como la Sed, San Bernardo, el Buen Fin, la Lanzada, el Baratillo y las Siete Palabras se refugiaron en otros templos o aceleraron su paso para entrar a sus respectivas sedes canónicas, mientras que el Cristo de Burgos y los Panaderos decidieron no realizarla.

El Jueves Santo, con motivo de una intensa granizada, no pudieron salir ni los Negritos, la Exaltación, las Cigarreras y Monte-Sión. Estas precipitaciones persistieron en el Viernes Santo, dejando huérfanos de cofradías las calles de la ciudad.

El fracaso del Martes Santo impositivo

Tal y como se mencionó el artículo de las luces de la Semana Santa, las imposiciones nunca han llevado a nada positivo.

Así ocurrió en este Martes Santo, cuyos recorridos, horarios y cambios de posición en la Carrera Oficial daban la razón a las ocho cofradías de la jornada, que solo llegó a funcionar a los ojos de los abonados de la Campana y del propio palquillo del Consejo, presidido por Francisco Vélez, y de su delegado del día Daniel Perera, además de los propios medios aduladores de la institución de San Gregorio.

Parones programados de más de 25 minutos, acelerones del propio cuerpo de nazarenos de Santa Cruz y los Estudiantes, el rodeo de la corporación estudiantil por el entorno de la Magdalena, una entrada con las últimas luces de la tarde para una corporación del Casco Histórico como San Esteban, o el palio de la Virgen del Dulce Nombre haciendo lo propio pasadas las 03.00 horas, han hecho inviable un plan que ha hecho aguas por todos lados, siendo el principal damnificado el propio cuerpo de nazarenos.

Esta Semana Santa debería de ser el punto inflexión para acercar posturas entre el propio Consejo y las cofradías de la jornada y permitir el arreglo del día de forma conjunta por el bien de todos.

Los retrasos en el Domingo de Ramos

No solo ha habido problemas en el Martes Santo. El Domingo de Ramos se ha convertido en una jornada insostenible en el formato actual. Más de media hora de retraso han dejado las diferentes cofradías del día.

El aumento de número de nazarenos de forma ostencile en alguno de los cortejos procesionales, con los consiguientes parones han hecho que este día se tenga que buscar una solución urgente, ya sea con cambios de posición en la Carrera Oficial o establecer unos nuevos tiempos de paso.

El conteo de nazarenos es un primer paso para poder establecer como punto de partida y acordar la configuración del próximo Domingo de Ramos.

Los pecados de los nazarenos y diputados de tramos

Llevar la túnica de nazareno de cualquier cofradía debe de ser un acto responsabilidad con tu propia hermandad y poder realizar la correspondiente estación de penitencia de forma digna.

Por desgracia algunos de ellos, ya sea por una nula formación o simplemente una cuestión de educación, no tienen ese correcto comportamiento, utilizando el hábito como un mero disfraz, ya sea mirando el móvil fuera de la fila, estar en un bar o simplemente ver otra cofradía con la túnica puesta. Esta actitud ha llegado a ser denunciada este año por la Hermandad del Sol con fotografías de alguno de los nazarenos de su cortejo.

También es digno de mención la actitud de algunos diputados de tramo, extralimitándose en sus funciones, tal y como ocurrió en la Amargura a su paso por Conde de Torrejón. Uno de ellos empujó, de muy malas maneras, a una de las fotógrafas acreditadas sin que obstaculizara el discurrir procesional, poniendo en peligro a la propia integridad de la persona.

Los druidas e iluminados de la meteorología y las hermandades

En los días donde la amenaza de lluvia era patente, la Agencia Estatal de Meteorología realizó un gran trabajo ofreciendo información casi al minuto con las mejores herramientas disponibles para el pronóstico del tiempo.

Por desgracia, desde hace unos años han aparecido una serie de personajes, a modo de druidas en la meteorología y amantes de las redes sociales y de algunos medios de comunicación, dando su particular predicción a las corporaciones que se han puesto en contacto con ellos, alguna de ellas agradeciendo públicamente por los servicios prestados. Con más voluntad que exactitud, dan así una desinformación que no beneficia en absoluto a las diferentes entidades que se prestan a ello.

Las hermandades deberían sopesar seriamente no poner en manos de estos iluminados de la meteorología la decisión de hacer o no su salida, evitando así poner en peligro el propio patrimonio artístico y humano de la propia cofradía.

El Consejo de Hermandades y los medios de comunicación

Una de las grandes medidas adoptadas en el anterior Consejo de Hermandades, presidido por Joaquín Sainz de la Maza, fue la apertura de la institución de San Gregorio a los diferentes medios de comunicación.

Al parecer, la actual junta superior que rige Francisco Vélez no comulga con el mismo ejemplo, realizando una serie de acciones que obstaculiza en gran medida el trabajo a algunos medios a favor de otros, mal llamados como “tradicionales”, que obtienen como recompensa dar pregones o recibir premios a costa de adular de forma descarada a la propia entidad.

El último ejemplo se pudo ver en las acreditaciones dadas en la plaza de la Campana, donde el propio presidente se encargó “expresamente” de darlas a aquellos que él consideró oportunos.

Sin lugar a dudas, este cierre de puertas no favorece en absoluto a las relaciones institucionales con los demás medios, y que por supuesto, se espera que se pueda dar algún tipo de solución satisfactoria para los próximos eventos o convocatorias de prensa para todos, sin la existencia de ningún tipo de exclusión.

La actitud incívica y lesiva de parte del público

La poca educación de algunas personas del público hacia alguno de los miembros de los diferentes cortejos procesionales se ha hecho visible a través de las redes sociales, tomando incluso un carácter lesivo.

Uno de los casos ocurrió en la Hermandad de la Amargura, donde una persona empujó de forma deliberada a uno de los nazarenos casi tirándolo al suelo, con el simple motivo de intentar coger un mejor sitio para presenciar la cofradía.

Más flagrante fue el ocurrido hacia dos músicos de la Agrupación Musical María Santísima de las Angustias de los Gitanos en San Benito, donde una mujer llegó a increparlos e incluso llegó a recibir un golpe con la trompeta en los labios, tal y como afirmaron algunos testigos presenciales.

Las sillas y las acampadas

Las sillas vendidas tanto por establecimientos chinos como a pie de calle se han convertido en un serio problema de seguridad para la Semana Santa en los últimos años. Pasillos de varias filas de ellas en vías con grandes aglomeraciones y de paso de varias cofradías en el mismo día, ocupadas en su mayoría por jóvenes sin aparentemente problemas físicos, hacen imposible el normal trasiego de personas, a pesar de los carteles advirtiendo sobre el peligro.

Y no solo de sillas se habla. Auténticas acampadas con personas sentadas tendidas en el suelo convierten este problema en amenaza si desde el Ayuntamiento y las autoridades no toman medidas drásticas al respecto.

Sevilla sucia, tarea de todos

Ese parece ser el lema por el cual un sector del público, tanto sevillanos como turistas, han querido proclamar para nuestra Semana Santa.

Las calles del Casco Histórico se convirtieron en auténticos estercoleros al paso de las cofradías. Lugares como la plaza del Salvador, la plaza de la Campana o incluso los aledaños de la catedral presentaron innumerables bolsas, latas de refresco, vasos de cervezas de comercios próximos o montañas de pipas esparcidas por la vía pública.

A pesar del buen trabajo de Lipasam y de las reiteradas campañas de concienciación ejecutadas, parecen insuficientes estas medidas de prevención y actuación. No se trata más de una cuestión de educación, civismo, respeto y de saber estar en este tipo de eventos.

Los ‘cangrejeros’, un problema de seguridad

Uno de los grandes problemas de seguridad que acompañan a las cofradías de la ciudad son los llamados ‘cangrejeros’.

Un bullicio de congregan justo delante de los pasos, desluciendo la propia procesión y entorpeciendo la labor de capataces, costaleros, además del propio cuerpo de acólitos. No solo se trata de una gran molestia, sino también de un auténtico problema de seguridad, no solo para la cofradía, sino para todo el público, ya que se pueden generar caídas.

Uno de estos ejemplos se pudo ver en este vídeo del periodista Fernando García Haldón, al paso de la Macarena por la calle Parras. Se trata de una estampa, que desgraciadamente se repite en numerosos momentos de esta Semana Santa, y que por el momento, no hay ningún atisbo de solución.

Los veladores, un auténtico problema de movilidad en la Semana Santa

Una de las medidas alcanzadas en el dispositivo de seguridad del Cecop en esta Semana Santa es la retirada de veladores al paso de las cofradías. Sin lugar a dudas, se trata de una acción efectiva para la movilidad pero a su vez insuficiente, y que debería extenderse a otros supuestos.

El claro ejemplo es el producido en la misma Alameda de Hércules, en concreto en el lugar donde estaban trasladadas provisionalmente las paradas de autobuses que terminan en la plaza del Duque. Hasta dos filas de mesas de uno de los establecimientos hosteleros allí congregados, acompañado de la fila de autobuses hicieron imposible poder transitar por la zona, inclumpliendo así la normativa vigente. Sería interesante que, desde el Ayuntamiento se abordara este tipo de situaciones.

La nula información en las redes de las hermandades

Si en el artículo de las luces se habló de la gran cobertura dada en las redes sociales por parte de muchas de las hermandades, e incluso del mismo Consejo, otras de las corporaciones destacaron por su ausencia de información, en especial en los días donde la lluvia obligó a interrumpir o suspender la estación de penitencia, aunque por fortuna, llegaron a ser una minoría.

Los casos más extremos se pueden comprobar con las entidades de la Quinta Angustia y el Santo Entierro, las cuales ni siquiera tienen perfiles de redes, un anacronismo en los tiempos que corren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s