La crónica audiovisual del viacrucis del Consejo con el Cristo de la Conversión

Uno de los días más señalados para el cofrade en esta Cuaresma es el primer lunes de este tiempo, donde se celebra el viacrucis del Consejo de Hermandades y Cofradías. En este año ha estado presidido por el Cristo de la Conversión de la Hermandad de Montserrat.

Los preparativos

Desde el pasado sábado se podía contemplar al crucificado de Juan de Mesa en su capilla. Estaba situado en posición vertical, con casquillos e inri de la cruz en plata, al igual que las potencias. Los faroles pertenecientes a la Hermandad del Cachorro irán situados en las esquinas de estas andas y los moldurones a la Pura y Limpia del Postigo. Como detalle, en la parte delantera está situada una gubia en homenaje al 400.º aniversario de la hechura de la imagen.

El traslado de ida a la catedral

A las 17.30 horas se abrían las puertas de la capilla de Montserrat para la salida del cortejo penitencial. El público aguardaba en las inmediaciones del templo para contemplar una estampa única e insólita. Minutos después y bajo un sol primaveral salía el crucificado portado por sus hermanos. El acompañamiento musical corrió de la escolanía y de la capilla musical de María Auxiliadora.

El crucificado discurrió por San Pablo y la plaza de la Magdalena hasta llegar a Rioja, pasando por la iglesia conventual del Santo Ángel. Continuó por Jovellanos y Sagasta hasta alcanzar la plaza del Salvador, dejando un momento inusual por parte de la corporación del Viernes Santo. El calor se hacía patente en la jornada donde había menos asistentes que en ediciones anteriores en ese período de tiempo.

Caía la tarde y las puerta de Palos se abría para la llegada del cortejo procesional. Avanzaba el Cristo de la Conversión ante la mirada de todos sus fieles que se agolpaban en las inmediaciones, haciendo su entrada en torno a las 20.00 horas.

El viacrucis en la catedral

El acto del viacrucis en el interior de la catedral se organizó con total normalidad. Catorce cruces pertenecientes a distintas hermandades penitenciales se ubicaban a los pies de diferentes capillas y altares para el rezo de este piadoso acto en el transitar de la cofradía.

Este acto finalizaba con una reflexión por parte del arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo.

El traslado de vuelta a su capilla

La noche se hacía patente en la capital hispalense, donde una multitud de personas esperaban la salida del cortejo. 30 minutos después del horario previsto, en torno a las 22.00 horas, cruzaba el dintel de la puerta el Cristo de la Conversión.

En este recorrido de vuelta cabe destacar su paso por el Postigo del Aceite y el saludo a la Hermandad de la Pura y Limpia, tras años sin pasar por este lugar el Viernes Santo. Tras cruzar la plaza de Molviedro con el saludo a Jesús Despojado, se encaminó a su capilla, donde pudo realizar su entrada sobre las 00.15 horas, dejando así uno de los días que pasará a la historia para esta corporación penitencial.

Fotogalería

Fotografías: Ángela Vilches, Javier Fortúnez y Jesús Fuentes.

Vídeos: Carlos Iglesia y Rodo Janeiro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s