Tempo en vilo

Publicado por

Pretéritos son los motivos donde la Navidad era dueña, ama y señora de los pulsos y latidos de una ciudad que viste sus mejores galas en cada casuística.

Pretéritos pues los eventos de esa la Nocturnidad más vetusta y el iniciador de un novedoso conteo anual.

Pretéritos los días mágicos donde mi trío de homónimos reparten grandeza en forma de ilusión, inocencia y presentes y dádivas.

Incluso, pretérito comienza a ser esta finalización de la septenaria primigenia y de reojuelo ya miran a ese lunes iniciador de otro conteo previo al conteo que anheláis y la multitud necesitáis como sentir menesteroso…

Pretéritas las festividades más entrañables y presente es el deshojar del almanaque; primera página del libro de a bordo de un velero que sin motor, atracará en buen puerto el 2 de marzo, miércoles de ceniza, momento en el que sístole y diástole se comienzan a confundir y a hacerse presentes con más celeridad, confundiéndose, adelantándose el uno al otro, como con esas angustiosas ganas de que el tiempo corra más y se descuente mejor.

Tempo en vilo… tiempo de espera para que la espera sea la esperada.

Primer Puerto: atisbar Miércoles de Ceniza desde mi Urna. Mientras, cuídense.

Fotografía: Efe

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s