En busca de los anhelos perdidos

Publicado por

La caída del Astro homónimo me susurraba en mis parabólicos aparatejos auditivos que llegaba la fracción horaria de manuscribir mientras el candil no daba la luz tenue acostumbrada, el plumier acontecía sin pisos y la tinta poseía un plus de transparencia por encima de la cima de lo habitual.

Septenaria convulsa ante las nuevas y rumores acerca de ellas. Aquende, en este reino, la totalidad de la cohorte es sabedora o posee el don de la creencia, y transmite afirmaciones de tan dudosa naturaleza que, la propia definición de afirmación ya rechina entre los dentales del súbdito que muerde y mastica dicho manuscrito.

Vagar y divagar, sentir del resentido, contradicción en adición que genera adicción, secuencia como consecuencia de la aprobación y reprobación continua. Anhelo en el desconsuelo

Muro donde acumulo mi pensar, mi sentir, mi sufrir.

Muro a extramuros de la realidad, con cordura y la desmesura sin medida de la desmedida reprobación general.

¿Bulos y bolas de fuego que apagan el propio ego o misivas intrusivas de bombero torero para volver a medir la desmedida?

Sea como fuere, Nuestra Feria no es un Parque de atracciones y Nuestra Semana Santa se entiende con bullicio sostenible, costaleros en sus trabajaderas y música bendita tras el Hijo del Altísimo y su Bendita Madre.

Este Rey exige que las labores se optimicen y se consiga, si la pandemia lo permite, que el reino goce de sus costumbres y tradiciones más arraigadas.

Firma y Afirma, el Rey San Fernando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s