El Señor del Perdón ya recibe de nuevo culto en Santa María de Jesús

Publicado por

La imagen de Nuestro Padre Jesús del Perdón ya se encuentra de nuevo en el convento de las clarisas de Santa María de Jesús, tras la restauración acometida en el IAPH.

Recupera así una de sus imágenes más representativas coincidiendo con el 500.º aniversario de su fundación.

Los trabajos de restauración

Los tratamientos aplicados han tenido como objetivo la conservación material de la obra y la recuperación de su lectura integral. En el soporte se han consolidado las fisuras y ensambles y se han eliminado los fragmentos de madera no originales, como los de la corona. Con respecto a la policromía, se ha devuelto la consistencia y adhesión entre esta y el soporte. Se ha procedido a la limpieza de depósitos ocasionados por el polvo y humos y se ha eliminado el repinte generalizado que ocultaba alteraciones en la obra. La reintegración cromática se ha llevado a cabo en las zonas estucadas con el fin de conseguir una lectura formal y percepción estética armónica y equilibrada.

Otro de los aspectos destacados de la intervención, momento idóneo para el estudio y conocimiento de la obra, ha sido constatar la similitud de la ejecución de esta imagen con la técnica de la producción de Juan de Mesa.

El plazo de ejecución de los estudios y tratamientos de restauración ha sido de once meses y el presupuesto total de la intervención ha ascendido a 11.652,29 euros (IVA incluido).

El Señor del Perdón, una obra atribuida a Juan de Mesa

Las referencias más antiguas conocidas son de la segunda mitad del siglo XX, las cuales destacan el hecho de haber pasado desapercibida por los investigadores al haber permanecido durante siglos en el interior de la clausura hasta que en la década de 1960 fue colocado en la iglesia.

Se trata de una escultura en madera tallada y policromada atribuida por los expertos a Juan de Mesa Velasco. El historiador del arte Antonio Rodríguez Babío enmarca su ejecución entre los años 1617 y 1620, y el profesor Hernández Díaz lo atribuyó al escultor cordobés por su similitud en el modelado de la cabeza, manos y pies con otras imágenes documentadas como el Señor del Gran Poder o el Cristo de la Conversión de la Hermandad de Montserrat. También comparte con ellas el labrado del cabello en amplias mechas, un bucle que deja al descubierto la oreja izquierda y la perfecta ejecución de las manos, como señala la historiadora Gloria Centeno en su monografía sobre este monasterio. Por su parte, el profesor José Roda también subraya «la similitud de las manos, los pies y la voluminosa corona de espinas, labrada en el mismo bloque que la cabeza, con los que presenta el Gran Poder, siendo las facciones muy parecidas a las del San José de Fuentes de Andalucía».

La talla representa a Jesús con la cruz al hombro o Jesús Nazareno, con gran expresión dramática. La corona de espinas está tallada en bloque craneal y los dedos de las manos son largos y robustos. A pesar de que la imagen es una obra destinada para estar expuesta en una hornacina donde la parte posterior no va a ser vista, la talla describe de forma precisa todo el volumen posterior, tanto de la túnica como del cabello y todo el perímetro de la corona, exceptuando la parte central donde apoya la cruz donde la terminación es más rudimentaria.

Fotogalería

Fotografías: Carlos Iglesia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s