Un septenario histórico para la Virgen de la Esperanza de Triana

Publicado por

La Hermandad de la Esperanza de Triana ha celebrado el tradicional septenario en honor a su dolorosa desde el domingo 7 al sábado 13 de marzo y su función principal de instituto el domingo día 14.

Sin lugar a dudas, este culto, en comparación con años anteriores, tuvo tintes históricos para la entidad. Por una parte, es el primero que se celebra tras el estado de alarma por la pandemia del COVID-19 y además tiene lugar en la capilla de los Marineros, algo que no se daba desde el año 1972, dejando así una de las grandes estampas de esta Cuaresma.

El septenario en honor a la Virgen de la Esperanza de Triana

En esta ocasión, la Virgen de la Esperanza de Triana aparece entronizada en su camarín sobre su peana de salida, obra realizada en plata de ley por el taller de Villarreal en 1963. Desde la ubicación de la imagen descienden las tradicionales gradas de los altares de cultos sevillanos. Así mismo, envolviendo la reliquia del papa San Juan Pablo II, puede admirarse un candelabro decimonónico en forma de media luna y a sus pies las tradicionales sacras. Escoltando este plan de altar, aparecen unos esbeltos pedestales que sostienen los candelabros de plata de diez luces.

Para la celebración de los cultos del septenario, la mesa se ha revestido con un frontal de factura italiana, bordado en oro fino sobre tisú de plata y realizado a finales del siglo XVIII, habiéndose adquirido recientemente esta pieza por parte de la hermandad para ampliar su ajuar de cultos. Flanqueando y delimitando el presbiterio, se han colocado sendas parejas de blandones dorados, que escoltan jarras con flores y amplían el conjunto hacia las naves laterales.

La imagen se encuentra vestida con el manto azul que diseñara el ceramista José Antonio Peláez en 1998 y que fue bordado en los talleres de Fernández y Enríquez, además de lucir la saya del taller de Caro ejecutada en 2018 y que se trata de la reproducción de la antigua ejecutada con los bordados del traje de luces del torero Juan Belmonte y que se expone en el tesoro devocional. Cubriendo la cabeza se encuentra la toca de sobremanto bordada por Benjamín Pérez en 1989, y ciñe en sus sienes la corona labrada por Jesús Dominguez en 1963. Igualmente, porta la faja militar de don Juan de Borbón que le fue regalada por su familia con motivo de su nombramiento honorífico como capitán general de la Armada Española.

Fotogalería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s