A cuentas con… y llegó el puente de la Inmaculada

Publicado por

“A esta es”…

El martes se celebra en Sevilla la festividad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, festividad religiosa que tiene un arraigo especial en esta ciudad y que quizás no muchos conozcan y a los que sí, supongo que también les será interesante la lectura para descubrir errores en lo contado, ya que en cuestiones históricas todo puede ser interpretable.

El culto a la Virgen María, exenta de toda mancha en su concepción arranca en Sevilla durante la Edad Media. En aquellos años dominicos y franciscanos rivalizaban en cuestiones referentes al fervor mariano en nuestra ciudad, rivalidad a veces encarnizada. Era tal la pasión con la que se debatía el tema que se producían “manifestaciones religiosas de piedad popular” defendiendo una u otra postura.

El punto álgido de dicho enfrentamiento se produce en el sermón de celebración de la Natividad de la Virgen el 8 de septiembre de 1613, en el convento dominico de Regina Angelorum (cuyos cimientos los encontraríamos bajo las horribles Setas, por ese motivo el nombre de la calle Regina). En dicho sermón, el prior desde el púlpito llega a decir que la Virgen María no había sido concebida sin pecado original, sino que “había sido concebida como ustedes y como yo y como el mismísimo Martín Lutero”.

En la ciudad se produjeron diferentes manifestaciones en contra de dichas declaraciones y pinturas en las calles del tipo:

“Aunque no quiera Molina,

ni los frailes de Regina,

ni su padre provincial…

Todo el mundo en general

diga que sois concebida

sin pecado original”

En cuanto a las hermandades sevillanas, hay muchas que se postularon en defensa del voto concepcionista. La más conocida es la Hermandad del Silencio, cuya defensa del voto con la sangre de sus hermanos es un acto que aún a día de hoy se realiza en la Hermandad de la calle Alfonso XII. Después del Silencio, la corporación de los Negritos sería otra de las que más afán desde su fundación toma en la defensa del voto. La advocación de la Virgen y los colores azul y blanco de la corporación son una muestra más de ello.

Hubo otras muchas como la Lanzada, la Esperanza de Triana, la Hiniesta, el Gran Poder, el Valle… En definitiva, una postura que la Sevilla cofrade tomo en esta controversia entre dos visiones diferentes de una de las figuras más importantes de la religión católica.

Tuvieron que pasar más de 200 años para que un papa, concretamente Pío IX en 1854 decretará el dogma inmaculista de la Virgen María. Aquí en Sevilla esa decisión se había tomado muchos años antes.

Disfruten del puente.

“Bueno, pararse ahí”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s