Los detalles y los últimos datos sobre el robo de las joyas y enseres en la casa hermandad de la Sed

Publicado por

En la mañana de este martes 1 de diciembre, el hermano mayor José Cataluña atendió a los medios de comunicación, para dar más detalles sobre el robo sufrido el pasado viernes 27 de noviembre, donde han sido sustraídas más de una treintena de joyas y piezas de orfebrería, pertenecientes al ajuar de la Virgen de Consolación y al Cristo de la Sed.

La hora del descubrimiento del robo, las 14.00 horas

El mismo hermano mayor afirmaba que “el pasado viernes a las 14.00 horas recibimos la llamada de la limpiadora, perteneciente a la empresa de limpieza. Nos dice que se encuentra un revuelo, con cosas desordenadas, también algo roto, y en un momento dado le decimos que no toque nada, que vamos a acudir algunos miembros de la junta de gobierno”.

“Tiramos para acá, subimos a la planta segunda y vemos que se ha efectuado un robo. Hacemos una llamada a la Policía que acude y a raíz de ello vemos que se ha efectuado un robo importante”, matizaba el propio Cataluña.

Al dos personas encapuchadas entraron en la casa hermandad

Según las grabaciones recogidas, “se ha podido ver que hay al menos dos personas encapuchadas y con máscaras y no se han podido identificar“. Treparon por la fachada y rompieron los barrotes para poder entrar.

“Entran a una determinada hora, intentan desactivar la alarma y salen fuera porque me imagino que estaban intentando esperar a que llegara algún tipo de autoridades o de la Policía. Al ver que no llegaba nadie se perpetuó el robo“, continuó Cataluña.

De igual modo, encontraron la caja fuerte y la tiraron por la ventana para poder romperla, donde incluso dañó el propio pavimento del acerado: “La caja fuerte estaba en el despacho del hermano mayor y no todo el mundo que viene sabía que la caja estaba ahí. La caja estaba metida debajo de una mesa en la que no se tiene una visibilidad. Creemos que alguien se ha podido aprovechar de ese trasiego de gente para poder ver como era la casa y lo que había dentro“, aseguraba la propia corporación.

En relación a los vecinos de la calle Alejandro Collantes, señalaba que “nadie asociaba ese ruido a un robo en la casa hermandad. Ya hay vecinos que están colaborabdo con la Policía y están informando. Al principio nadie sabía nada, pero poco a poco estaban dándose cuenta que había ciertas cosas que no cuadraban.

Un sistema de seguridad que no avisó

El teniente hermano mayor Juan de las Cuevas explicó que tienen “contratado un sistema de seguridad con una empresa puntera en el sector que nosotros pensábamos que era de alta eficacia. De ello, los sistemas de seguridad que tenemos han funcionado: la alarma saltó, las cámaras grabaron… Lo que pasa que no hemos tenido respuesta del centro de seguridad, de donde atienden las 24 horas las incidencias“.

Cabe destacar que en la casa hermandad existen más de veinte puntos de vigilancia entre sensores de movimientos, cámaras de seguridad y está conectado a una central de alarmas 24 horas. “Hemos solicitado un informe con las incidencias registradas en esa jornada y a día de hoy estamos esperando a que nos digan algo“.

“Si es cierto que cuando se perpetra el robo, la alarma salta, cumple con su objetivo, espanta a los ladrones, salen corriendo, pero por no haber una respuesta proactiva de la central de alarma nos han robado todo lo demás. Si a nosotros nos avisan o al listado de personas de donde tenemos la gestión y nos llaman por teléfono que han entrado en la casa hermandad no se llevan absolutamente nada. El problema es que aprovechan del centro operativo que no nos avisan y se llevan todo“, matizó.

Las piezas robadas

Tal y como indica el portal CofradiasWeb, las potencias del crucificado fueron diseñadas por Fernando Marmolejo en 1998 y realizadas en 2009. Son de plata sobredorada y amatistas y donada por una familia anónima devota de la imagen.

En el caso del barco, es de plata sobredorada con joyas engarzadas donadas por los hermanos. Obra también de Fernando Marmolejo, fue diseñado en 2009 y ejecutado en 2015.

Una de las cruces pectorales es de plata sobredorada y turmalinas azules. Fue ofrendado por el cardenal Bueno Monreal en la última salida del Viernes de Dolores celebrada el día 17 de marzo de 1978.

Otra de las cruces pectorales es de plata y fue un obsequio a la Virgen con motivo de una visita que hizo la junta de gobierno a Carlos Amigo Vallejo en el año 2008.

La barquilla es del año 1969. Es una pieza en oro de ley y perlas y donada por Teresa López Sánchez. Fue bendecido e impuesto a la dolorosa el día 1 de enero de 1970. Lleva el anagrama de María en forma de vela y se remata por una corona real. En la parte derecha de la proa figura el nombre de ‘Consolación’.

El broche con la granada fue realizada en oro y rubíes fue ofrendada por la orden hospitalaria de San Juan de Dios el 17 de septiembre de 1994.

El broche Mater Ecclesiae es de Lolo Meletti del año 2019. Es de plata sobredorada, circonitas y aguamarinas y regalado por el grupo joven.

La medalla de la ciudad es del mismo año ejecutado por Orfebrería Triana con dseño de Juan Borrero Campos, de plata sobredorada.

Llegados al puñal, es de los hermanos Celis Gardanza de 1972. De oro de ley se caracteriza por tener un trazado de movidos roleos con un angelito en la base que sostiene, a modo de cartela, un esmalte con la imagen de la Inmaculada Concepción que perteneció a Estrella Toledano, camarera que fue durante muchos años de la imagen, y que llevó en el día de su primera comunión. En el remate aparece la cabeza de la Virgen Niña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s