Macarena: los orígenes de una devoción universal

Publicado por

Este martes 24 de noviembre se cumple justo 425 años de la aprobación de las reglas de la Hermandad de la Macarena. Se trata de una devoción que ha trascendido a lo largo de los siglos en la ciudad y ha traspasado fronteras, llegando incluso al continente americano.

La orden de Basilio y el origen de la Macarena

Todo ello se remonta a años atrás de su fundación. En los ‘Anales’ del cronista de Diego Ortiz de Zúñiga relata que en 1593 acude a la ciudad, acompañado de otros hermanos, el monje basilio fray Bernardo de la Cruz, insigne en exemplo y virtudes, para fundar en ella el colegio en “unas casas principales” de la collación de Omnium Sanctorum.

Ortiz de Zúñiga, que edita su obra en 1677, debió de errar tanto en las causas como en la fecha de establecimiento de la orden en la ciudad, puesto que ya se documenta la presencia de monjes basilios en Sevilla al menos treinta años antes.

Bernardo (o Hernando de la Cruz) había intervenido activamente en la fundación de varios establecimientos de la orden en Andalucía tras el reconocimiento de la misma en España, siendo los principales los de Hornachuelos y Posadas, este último fundado en 1565 bajo la advocación de Nuestra Señora de la Esperanza.

La caridad hacia los enfermos en el hospital de las Cinco Llagas

A la tarea del cuidado y atención de los enfermos se encomienda fray Hernando de la Cruz, siguiendo la regla de la orden, que daba extraordinaria importancia a la labor de caridad para con los más necesitados, y para hacerla más eficaz trata de fundar o atraer a alguna hermandad hacia el nuevo hospital de las Cinco Llagas o de la Sangre, enclavado en uno de los sectores, el norte, más humildes de la Sevilla de finales del siglo XVI.

Parece que el monje basilio participaría en la redacción de las reglas de la entidad aprobadas en 1564 para fomentar fomentar su actividad caritativa. Sin embargo, este auxilio queda interrumpido en 1571, al trasladarse la hermandad al hospital de Convalecientes. En la década de los 80’s se reduce en gran medida los hospitales de la ciudad y se concentran la mayoría de los enfermos en el hospital de las Cinco Llagas.

Después de varios intentos, este monje decidiera fundar en el colegio de San Basilio Magno una hermandad que basaría su regla prácticamente en la de la orden, y que recibiría el título de ‘Cofradía de nra señora de la esperança y hermandad de penitencia’.

Las reglas fueron presentadas para su aprobación el 23 de noviembre de 1595, el mismo día de solicitarse la licencia de erección de la hermandad, junto con un informe elaborado por fray Hernando, que afirmaba: uisto he esta regla y capítulos della por mandado del señor prouisor y me parecen son buenos y que con la guarda dellos se seruira munho nro señor dios…“. Íñigo de Lesiñana, canónigo, provisor y vicario general del arzobispado, aprobaría al día siguiente la fundación y reglas de la entidad.

Estaría encaminada a la caridad con los pobres y enfermos y al cultivo del alma a través de ejercicios espirituales y la práctica de la penitencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s