A cuentas con… esas almas divinas

Publicado por

“A esta es”…

Hoy quisiera que conocieran a Salud.

Salud es una señora que tiene 82 años, a lo largo de su vida ha conocido el final  de la Guerra Civil española, la Segunda Guerra Mundial, 40 años de dictadura y para colmo una pandemia mundial como la que vivimos.

Salud desde muy joven dejó los estudios para trabajar y ayudar en casa, eran siete contándola a ella, muchas bocas que alimentar, creció y se ennovió con Juan un aprendiz de panadero de su barrio, que dedicó toda su vida a hacer pan y a llevar palante una casa con cinco hijos (como se nota que en esa época no había televisión).

Salud, a pesar de que la vida no le ha sonreído, es una persona con una vitalidad exultante, alegre, dicharachera. Hablar con Salud es contagiarse de las ganas de vivir y  eso que, a muchos en su lugar, tendría ganas de cualquier cosa menos eso.

Salud perdió a su marido joven, poco más de 40 años tenía, por desgracia ha tenido que ver la pérdida de cuatro de sus cinco hijos y el único hijo varón que le queda hace lo  que puede por ayudarla y cuidarla, menos mal que los llenaron de buenos valores ella y  su marido.

Ahora Salud tiene un arrechucho y esta pasando unos días en el hospital con unas  pruebas que le están haciendo, con lo que conlleva estar en un hospital en los meses que estamos viviendo, su hijo lleva unos cuantos días que no duerme, o duerme a ratos muy  mal, lleva un par de noches con ella y no pide permiso en el trabajo por  temor a un despido, el caso es que él tenía a unas personas que le ayudaban con esta  estancia de su madre en el hospital.

Gracias a su hermandad, lo pusieron en contacto con esta institución que se  encargaba de mandar a alguien a que pasará la noche con Salud en el hospital los días  que su hijo no podía acudir o bien, para darle un descanso. Llevan algunos días sin poder acudir porque algunas de esas personas han pillado el coronavirus.

Salud no existe, su hijo también es ficticio, pero lo que si existe es esa institución que les ayuda, son las Hermanas de la Cruz y seguro estoy de que hay muchas Salud en esta ciudad estos días, sintiendo la ausencia de esas manos y ese consuelo que en tan difíciles horas estas personas son capaces de dar. Una institución que por muchas cosas  que se diga o se haga por ellas, todo es poco.

Gracias eternas a las Hermanas de la Cruz y salud, mucha salud para ellas. “Bueno, pararse ahí” 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s