Los siete misterios del Buen Fin durante el siglo XX

Publicado por

A lo largo del siglo XX uno de los misterios que han cambiado de conformación y disposición ha sido el de la Hermandad del Buen Fin. Desde las figuras secundarias de Álvarez Duarte hasta la imagen de Santa María Magdalena a sus pies se han podido ver.

Aunque en la actualidad el crucificado de Sebastián Rodríguez procesiona en solitario, a lo largo de estos últimos años ha surgido el interés por parte de diversos sectores poder recuperarlo

Primera foto del Crizto del Buen Fin con la Virgen de la Palma y San Juan

El misterio del Calvario del Buen Fin

La corporación se reorganizó definitivamente en 1908 con la aprobación de sus reglas, tras su disolución durante la invasión francesa. Un año después se consiguió recuperar el crucificado de Sebastián Rodríguez, que se encontraba en la iglesia del Salvador, producto todo ello de una permuta realizada años antes.

Seguidamente, comenzó a hacer estación de penitencia a partir de 1910. El hábito nazareno en aquellos años era con túnica morada y capa y antifaz negro hasta en la década de los 70’s.

Durante estos primeros años, la corporación del Miércoles Santo carecía de la mayor parte de sus enseres. En este sentido las primeras salidas las hizo con el paso cedido del Santo Crucifijo de san Agustín, que por aquel entonces dejó de procesionar de forma regular.

La primera fotografía del misterio conservada hasta nuestros días data del año 1912. En él se puede apreciar la clásica iconografía del Calvario con el crucificado, la Virgen de la Palma a su derecha y a su izquierda San Juan Evangelista. Posteriormente se le añadió la imagen de Santa María Magdalena, arrodillada a sus pies, haciéndolo de esta forma con regularidad hasta 1923.

En 1919, adquiere un nuevo paso de misterio para sus titulares, siendo recordado popularmente como ‘el de las tinajas’ por la forma de la base de los candelabros. Fue adquirido por la Hermandad de la Calle Real de Castilleja de la Cuesta, siendo vendido posteriormente en 1923 a la corporación de la Oración en el Huerto de Huelva.

El misterio de la Quinta Angustia

En 1923, el Buen Fin compra el paso procesional a las Siete Palabras, siendo éste el utilizado actualmente a excepción de algunas reformas ejecutadas durante la centuria. Estas andas iban a ser empleadas para un misterio alegórico del Sagrado Corazón de la corporación de San Vicente a finales del siglo XIX, cuyo proyecto no llegó finalmente a ver la luz, siendo finalmente usadas por su crucificado durante los años 1914 y 1922.

En 1924, se comenzó a representar iconográficamente el misterio de la Quinta Angustia. Conocido popularmente como ‘el tranvía’, además de la dolorosa, San Juan y Santa María Magdalena, se añaden a él las Santas Mujeres y un sayón con un palo cuyo extremo tenía una esponja empapada en vinagre, simbolizando la escena de “Tengo Sed”. Se le suma después a este paso un centurión romano.

Solamente salió a la calle de esta manera durante un lustro, hasta 1929 por dos motivos fundamentales: la incorporación de la Virgen de la Palma a su propio paso procesional en 1930 y que la escena que se plasmaba era con un crucificado ya muerto.

El misterio de las Santas Mujeres y con Santa María Magdalena

Ya con dos pasos procesionales en la estación de penitencia, el misterio comienza a perder de foma

Cristo del Buen con Santa María Magdalena en un programa de mano de 1966

paulatina las figuras secundarias, quedando solo el crucificado con las Santas Mujeres en la década de los 30’s. Así se pudo ver en la Semana Santa de 1934, una de las pocas Estaciones de Penitencia que se llevaron por la situación convulsa a nivel económico y político en los años de la II República.

Sin conocerse el año exacto, durante los años 40’s solo permaneció junto al titular la imagen de Santa María Magdalena, arrodillada a sus pies. Este pasaje permaneció sin ningún tipo de alteración durante los años 50’s y 60’s, hasta 1971. Cabe recordar que incluso esta fotografía se usó como portada para el programa de mano oficial de la Semana Santa del año 1966.

Misterio del Buen Fin de Luis Álvarez Duarte

El misterio de Luis Álvarez Duarte

En 1972 se estrena un nuevo misterio ejecutado por un joven Luis Álvarez Duarte. En él se pudo contemplar a José de Arimatea recibiendo de un centurión romano el permiso para retirar el cuerpo de Jesús con Nicodemo detrás de la Cruz y Santa María Magdalena postrada a los pies del Cristo.

Este misterio único en la Semana Santa fue acogido con gran expectación y popularidad en la Sevilla

Cristo del Buen Fin // Ángela Vilches

cofrade, permaneciendo hasta 1997. Estas imágenes secundarias siguen en propiedad de la corporación del Miércoles Santo, utilizándose confrecuencia para cultos o para el belén de la corporación. Cabe recordar que las imágenes de José de Arimatea y Nicodemo llegaron a ser mostradas en el año 2014 en una exposición en el Círculo Mercantil bajo el título: ‘Buen Fin: Pasado, presente y futuro de una Hermandad franciscana’.

El crucificado, sin imágenes secundarias

En 1998, en cabildo extraordinario de hermanos se decide suprimir el misterio de Álvarez Duarte, aprobándose que el crucificado haga su salida procesional sin imágenes secundarias. Ello conlleva que el paso sufra alguna ligera modificación al respecto, tal y como viene realizando hasta en la actualidad.

Fotografías: Ángela Vilches, archivo de hermandad, De Nazaret a Sevilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s