Sombras y luz

Publicado por

Este Rey Santo, en su eterna cuarentena allá donde los cristales y las formas rebuscadas conforman una morada magistral, intensificando con pulcritud la normativa necesaria ante la eventualidad pandémica que vivimos, realza la obligatoriedad marcada y exige a la totalidad de súbditos del reino que extremen precauciones, permanezcan en sus hogares y eviten riesgos.

La cima en esta casuística la asciende el virus y parece escalar con extrema facilidad; nuestra batalla, sin armaduras, consiste en empuñar con fiereza la serenidad, el #quédateencasa y abrazar a la lógica hasta las últimas consecuencias. De esta manera, esa cima inevitable, premio de la catástrofe será de menor pendiente, pudiéndose alcanzar en una cuantía temporal menor y así, el pelotón de salud alcanzará la meta victoriosa con el ínfimo número de conflictos posibles.

Para ello, sombras; sombras ante esa luz; sombras ante la calle; sombras en casa.

Para gozar de la luz que cataliza nuestra alegría se requiere de un periodo de sombras, de cirios apagados; rezos profundos, solidaridad y demostración de la amistad en circunstancias especiales.

Atrás queda la ilusión de gozar de nuestras Procesiones, atrás quedan las actividades superfluas y pinten el presente de rabiosa soledad, testigo de nuestros castigos y glorias, primera de nuestros amigos y que viene con nosotros igual que una más.

Para alcanzar nuestra luz natural, alcancemos el convencimiento previo. En nuestras manos está, Sevilla.

Este Rey se queda en la Urna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s