La crónica audiovisual del quinto fin de semana de febrero

Publicado por

Numerosos viacrucis y besamanos y besapiés se celebraron el pasado fin de semana. Entre ellos destaca el viacrucis del Señor de la Sentencia que congregó a miles de personas en torno a la imagen, y con un carácter especial con motivo del 425.º aniversario fundacional de la corporación.

Los viacrucis y traslados del fin de semana

Uno de los viacrucis más esperados de la Cuaresma fue el del Señor de la Sentencia de la Hermandad de la Macarena, por las calles de su feligresía. Tuvo un cierto carácter extraordinario con motivo de su efeméride, por lo que visitó a los enfermos del hospital universitario Virgen Macarena y el Parlamento de Andalucía, antiguo hospital de las Cinco Llagas y su sede fundacional.

Para la ocasión la imagen lucía la túnica de ‘los cardos’, de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, y musicalmente estuvo acompañado tanto por la escolanía y la coral polifónica de la corporación.

La solemnidad se hizo patente, donde la imagen fue acompaña por miles de fieles en todo momento, desde su salida a las 18.00 horas, donde además visitó a la parroquia de San Gil y transitó por los antiguos callejones del barrio. Uno de los momentos más destacados fue su llegada al centro hospitalario y que será especialmente recordado por todos sus fieles y devotos.

Y de la Macarena al Cerro. El Cristo del Desamparo y Abandono realizó su viacrucis externo por las calles del entorno de la parroquia. Coincidiendo con el 75.º aniversario de la corporación, la imagen fue dispuesta en posición vertical, tal y como hiciera en 1984, gracias a la cesión de las andas por parte de la Hermandad de Montserrat.

Congregó a numeroso público por las calles de su barrio y en una estampa que recuerdo a tiempos añejos de la propia corporación.

También en la jornada de este viernes tuvieron lugar otros viacrucis, como es el interno organizado por la Hermandad de la Antigua y del Señor de la Salud y Memedios del Dulce Nombre de Bellavista. Éste último sería el primero efectuado desde la parroquia del Sagrado Corazón, con motivo de las obras de remodelación y nueva construcción llevada a cabo en su sede.

Llegado a la jornada del sábado 29 de febrero, tuvo lugar el viacrucis del Cristo de la Salud de la Hermandad de Monte-Sión, donde recorrió las calles de la feligresía. La imagen en andas fue llevada por sus hermanos en un piadoso acto. Ante las previsiones meteorolóicas, finalmente el cortejo adelantó su horario de entrada.

El barrio del Arenal acogió varios viacrucis y traslados. Por un lado, el Cristo de la Salud en sus Tres Necesidades, de la Hermandad de la Carretería, que llegó a la catedral por la puerta de Palos tras el rezo de las catorce estaciones. Al día siguiente se celebró su función ante el altar mayor de la catedral, regresando a su sede tras la conclusión del mismo.

Caso similar al anterior fue el del Cristo de la Misericordia y la Virgen de la Piedad de la Hermandad del Baratillo, cuyas andas fueron llevadas a la iglesia de San Jorge del hospital de la Caridad, para acoger allí la función principal de instituto a la jornada siguiente. Una fina lluvia hizo acto de presencia a las 21.00 horas, que obligó a acelerar su ritmo para llegar a este templo.

Por desgracia, estas precipitaciones impidieron la salida en viacrucis, tanto del Cristo de la Salvación de la Soledad de San Buenaventura, como el Cristo de los Vaqueros de la Caridad de Santa Aurelia.

Los besamanos y besapiés del pasado fin de semana

El sábado comenzó el besamanos en honor a la Virgen de la Hiniesta. La imagen lucía su manto de salida azul y saya blanca para la ocasión.Tras la dolorosa, un equeño altar compuesto por un dosel de tonalidad burdeos, además de jarras y centros de flores de tonalidad blanca.

Numerosos fieles estuvieron junto a la dolorosa de Castillo Lastrucci en un fin de semana para el recuerdo.

Previo a su viacrucis, el Cristo de la Salvación estuvo expuesto en besapiés en una de las naves de la iglesia conventual de San Buenaventura. Bajo un fondo de tela de damasco de color azul se dispuso en posición vertical, flanqueado por varios candelabros de guardabrisas con cera morada y un exorno de tonalidad violácea.

Al día siguiente de su viacrucis por la feligresía, el Señor de la Salud y Remedios del Dulce Nombre de Bellavista recibió el beso de sus fieles. Ataviado con túnica púrpura a los pies de la Virge del Dulce Nombre. Además, se trata del primer culto de estas características de la imagen en la parroquia del Sagrado Corazón.

El Señor de la Sagrada Presentación al Pueblo de San Benito expuesto en besamanos, luciendo túnica roja en su propia capilla. Coincidía con el viacrucis del Cristo de la Sangre. En un sencillo montaje por la priostía, a sus lados se ubicaron dos jarras de clavel rojo, y su altar presidido por la cruz de guía.

Y de la Calzá al Cerro. El Cristo del Desamparo y Abandono recibía a sus fieles en besapiés en posición postrada en una de las naves de la parroquia de los Dolores. Un centro de flores a los pies de la cruz de lirios morados y varios hacheros de cera roja para este culto interno que finaliza este lunes 2 de marzo.

El Santo Crucifijo de San Agustín de San Roque fue otra de las imágenes que estuvo en venaración en besapiés. Flanqueado por el estandarte y la bandera del titular de la entidad, además de varios dos hacheros y candeleros de cera de color azul en una de las naves laterales de la parroquia, en concreto a los pies de su altar. A su conclusión se procedió a un viacrucis interno por las naves de su sede canónica.

También este domingo el Cristo de los Vaqueros de la Caridad de Santa Aurelia estuvo en besapiés a los pies de la dolorosa.

El Cristo del Calvario estaba dispuesto en su besapiés en la jornada de este domingo. Situado en el coro del templo, el crucificado estaba flanqueado por varios hacheros de cera color tiniebla para recibir a sus fieles.

En la misma calle Feria, el Cristo de la Salud de la Hermandad de Monte-Sión también fue expuesto en besapiés al día siguiente de su viacrucis. A los pies de la cruz se podía ver un centro de clavel rojo. Dos pequeños faroles, jarras con las mismas flores y dos pequeños altares con pequeños candelabros de cera blanca, completaron el conjunto.

Para finalizar, el Cristo de las Cinco Llagas recibió a sus fieles en su clásico besapiés cuaresmal en su capilla, a los pies de la Virgen de la Esperanza ataviada de hebrea. Varias jarras y centros con flores en tonalidad rosácea y malvácea y hacheros y candeleros de cera blanca se podía contemplar en una estampa clásica de esta época.

Vídeos: Carlos Iglesia.

Fotografías: Carlos Iglesia, Ángela Vilches, Tavi Madrid, Jesús Elías y Miguel D’herbe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s