Las marchas procesionales de finales del XIX en la Semana Santa de Sevilla

Publicado por

Durante la primera mitad del siglo XIX, las composiciones propias dedicadas a las hermandades y a dus titulares se centraban para la celebración de los cultos internos de sus titulares.

Pero no fue hasta el último tercio de esa centuria decimonónica cuando empiezan a componer las primeras piezas procesionales. La incorporación de bandas militares en los cortejos procesionales derivó a la realización de marchas propias para las cofradías. Previa a esa fecha, el tipo de música procesional que acompañaba a los pasos en Semana Santa era de música de capilla, coral o de trompeta dolorosa.

Las primeras marchas procesionales

Durante el último tercio siglo XIX se empezó a realizar adaptaciones de composiciones clásicas, como fue la marcha fúnebre de Chopin o la ópera Ione, de Enrico Petrella.

Pero no fue hasta 1868 cuando se compone la primera marcha en honor a titulares de las distintas hermandades. En ese año, Rafael Cebreros compone ‘Marcha Fúnebre’, dedicada a la Quinta Angustia. De estos primeros años datan también las composiciones ‘Perdón’ y ‘Stabat Mater’ dedicadas a la Hermandad de Montserrat, y que fueron interpretadas por la Banda de Regimiento de Málaga.

En 1877, Enrique Rodríguez compuso una marcha dedicada a la Quinta Angustia, pero al igual que ocurre con la de Rafael Cebreros, se desconoce tanto el título como las partituras de la misma.

En 1887, el célebre compositor José Font Marimont hizo la marcha ‘Carretería’, dedicada a los titulares de la Hermandad que radica en la antigua calle Varflora. Las partituras de esta marcha se encuentran perdidas en la actualidad.

‘Quinta Angustia’, de José Font Marimont

En 1895, Font Marimont compone su ‘Marcha fúnebre’, más conocida actualmente como ‘Quinta Angustia’, en honor a la corporación del Jueves Santo. Se trata de la pieza más conocida de este célebre compositor y que es interpretada habitualmente en la Semana Santa hispalense.

‘La Coronación de Espinas’, de Manuel Lerdo de Tejada

En ese mismo año, en el año 1895, el compositor Manuel Lerdo de Tejada realiza la marcha ‘La Coronación de Espinas’, dedicada al titular de la Hermandad del Valle. Se trata de una composición muy poco conocida por el gran público.

‘El Señor de Pasión’, de Ramón González Varela

Dos años más tarde, en 1897, se compone ‘El Señor de Pasión’, obra de Ramón González Varela. Se trata de la primera composición dedicada a la corporación de la iglesia colegial del Salvador y que se encuentra en el repertorio de la Sociedad Filarmónica de la Oliva de Salteras.

‘Virgen del Valle’, de Vicente Gómez Zarzuela

En 1898 se crea la marcha ‘Virgen del Valle’, una de las composiciones más conocidas de la Semana Santa sevillana. Es obra del maestro Vicente Gómez Zarzuela, y está dedicada a Alberto Barrau, prioste de la corporación de la Anunciación y amigo personal Gómez Zarzuela, que falleció en el naufragio de un barco de vapor en el río Guadalquivir. Es interpretada cada Jueves Santo por la Banda del Maestro Tejera tras la dolorosa del Jueves Santo.

‘Cristo de la Exaltación (En mi Amargura)’, de Manuel López Farfán

En 1898, se compone la marcha ‘En mi Amargura’. Se trata de la primera obra conocida del célebre compositor Manuel López Farfán, autor de ‘La Estrella Sublime’ o ‘Pasan los campanilleros’, entre otras tantas. Esta marcha tiene la particularidad que nueve años después, en 1907, es rebautizada con el nombre ‘Cristo de la Exaltación’, por la que se la conoce en la actualidad.

‘Esperanza’, de Manuel López Farfán

Un año después, en 1899, López Farfán compone la marcha ‘Esperanza’. En un principio se pensaba que esta marcha estaba escrita a la Esperanza Macarena, pero en la partitura original de del insigne compositor, al parecer, aparece tachada la dedicatoria que decía así: “Dedicada a la Real Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza que se venera en la Parroquia de San Gil de Sevilla”. Cinco años después, en 1904, sí compuso una marcha dedicada a la Macarena, bajo el título de ‘Spes Nostra’.

‘A la Memoria de mi Padre’, de Manuel Font Fernández de la Herrans

En 1899, el hijo de José Font Marimont, Manuel Font Fernández de la Herrans, compuso la marcha ‘A la memoria de mi Padre’, dedicada a su progenitor. Font Fernández de la Herrans fue uno de los grandes directores de la Municipal de Sevilla en su historia.

Vídeos: Marchas de procesión

Fotografía: Hermandad de Pasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s